Gracias por su visita.

8 de marzo de 2016

COMO SALIR DE LAS CÁRCELES EMOCIONALES


En un refugio investigativo de orangutanes fue famoso hace años uno muy hábil al que llamaban Fumanchú.

Este animal había aprendido a abrir las puertas con una ganzúa que escondía en medio de su pelaje.

Abría toda clase de candados, liberaba a sus compañeros y dejaba estupefactos a sus guardianes.

En suma, hacía lo que ojalá hiciéramos nosotros sin cesar en el plano espiritual: recuperar la libertad.

Un desafío cotidiano en una sociedad en la que muchos están en cárceles emocionales sin darse cuenta.

Y de allí no se sale con una ganzúa o con la astucia que tuvo el famoso Houdini sino con un despertar de conciencia.

Y surge, entonces, la pregunta: ¿Cómo se hace click para lograrlo?

La verdad es que cada persona despierta de distinta manera. Lo importante es salir del autoengaño, cuestionarse y buscar.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios