Gracias por su visita.

14 de enero de 2017

LA VIDA ES EL ARTE DE APRENDER A TRAGAR SAPOS.


Enfréntate a tu sapo y aumenta tu productividad

Existen 4 cuadrantes de la gestión del tiempo, son una manera alternativa de priorizar nuestro trabajo basada en la idea de que existen 4 tipos de tareas que surgen por la combinación de dos variables.

La primera variable es la motivación que tenemos por realizar la tarea y la segunda es la urgencia o necesidad de realizar dicha tarea.

De esta combinación surgen las 4 tareas siguientes:

1. Aquello que NO QUIERES hacer y NO TIENES que hacer

2. Aquello que NO QUIERES hacer y TIENES que hacer

3. Aquello que QUIERES hacer y NO TIENES que hacer

4. Aquello que QUIERES hacer y TIENES que hacer

Como habrás podido adivinar, el sapo se esconde detrás del punto número 2.

Los sapos se definen como aquellas tareas que NO QUIERES hacer pero TIENES que hacer.

Son aquellas tareas que no despiertan en ti la motivación suficiente para llevarlas a cabo y tiendes a procrastinarlas.

En todos los ámbitos de tu vida tienes varios sapos que todavía no has resuelto.

Puedes tener sapos pendientes en el trabajo, en los estudios o incluso en el hogar. Dejar un sapo sin resolver puede ser algo más o menos peligroso dependiendo de la urgencia del mismo.

¿Cómo puedo enfrentarme a los sapos?
Dejar a un sapo vivo y merodeando por tu mente es la mejor manera de desviar tu atención e interferir con el resto de tareas que estés realizando.

Por esta razón debemos generar la motivación necesaria que nos permita acabar con esos sapos de manera rápida y efectiva.

Hay dos maneras de generar dicha motivación:

1. Quitarle fealdad al sapo:
Consiste en convertir el sapo en algo atractivo y apetecible. Por mucho que mires al sapo con buenos ojos no va a convertirse en un príncipe. Va a seguir siendo un sapo. Por esta razón es necesario asociar el sapo a algo que nos motive, ya sea premiándonos con una recompensa después de haberlo realizado o añadiéndole un estimulante. A continuación ejemplifico con mi experiencia personal:

Sapo + recompensa: Soy un adicto a las series de tv y en época de exámenes es cuando más capítulos veo. Cada vez que acabo de estudiarme un tema (el sapo), me premio con ver algún capítulo.

Sapo + estimulante: Las tareas del hogar son sapos que consumen pocos recursos atencionales. Por esta razón podemos estimularnos con programas de radio o buena música mientras las realizamos.

2. Convertir el sapo en un hábito
La mejor manera de convertir tu sapo en un hábito es comértelo primero. Esta estrategia consiste en generar el hábito diario de enfrentarte a tu sapo antes que al resto de tareas.

Siguiendo con mi experiencia personal, me encuentro con multitud de sapos a diario en mi trabajo. Cada día, cuando llego a la oficina busco en el correo hasta que encuentro a mi sapo del día. Una vez que lo tengo delante me enfrento a él sin demora. Cuando trabajo de esta manera me siento más productivo y libre de estrés que si hubiera dejado al sapo con vida molestándome con su croar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios