Gracias por su visita.

2 de mayo de 2016

QUE INCREMENTA EL DESEO SEXUAL DE LAS MUJERES


El deseo sexual y la excitación tienen su origen en el hipotálamo (la parte más primitiva del cerebro) donde se dan una serie de conexiones y reacciones químicas que hacen que el cuerpo esté preparado –y deseoso– de practicar sexo.

Hasta ahora se sabía que, en ambos sexos, en esta reacción biológica influye principalmente el aumento de los niveles de testosterona en la sangre. Sin embargo, parece que surge una diferencia más entre hombres y mujeres…

Según un reciente estudio publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, el deseo sexual femenino no es puramente hormonal sino que está relacionado con la estabilidad emocional de la mujer con la otra persona.

Como explica Jen Christensen en un artículo publicado en la edición digital de CNN, esta investigación demuestra que “las mujeres necesitan algo más que un simple encendido”.

La ciencia explica el deseo sexual en base a los niveles de testosterona en sangre. En el caso de los hombres, esta hormona les ayuda a mantener la erección durante el coito, mientras que para las mujeres actúa especialmente aumentando su libido.

Sin embargo, el doctor John Randolph, director de la investigación, y su equipo parecen haber encontrado que el papel de la testosterona en las mujeres no es tan importante como otros factores psicológicos.

De hecho, en el caso de las mujeres que se encuentran en la etapa de la menopausia o aquellas a las que se les han tenido que extirpar los ovarios, los niveles de esta hormona son mucho más bajos, y, sin embargo, han demostrado que no tiene por qué ser determinante en sus grado de excitación y deseo sexual.

Buscando el origen del deseo sexual femenino
Para llevar a cabo el estudio tomaron muestras de sangre de 3.302 mujeres y observaron la presencia de hormonas reproductivas y controlar la cantidad de testosteronaen relación con el deseo y excitación que mostraban.

Así, observaron que las mujeres que tenían niveles más altos de testosterona sentían algo más de deseo sexual que aquellas con cantidades bajas, pero, como declaró Randolph, “la diferencia fue decepcionante”.

Es decir, la testosterona en sangre no es determinante en que las mujeres se muestren más o menos dispuestas a querer practicar sexo. La pregunta está clara. Si el deseo no responde a una respuesta química del organismo: ¿qué necesitan las mujeres?

La combinación perfecta: deseo sexual y el bienestar emocional
Los resultados del estudio mostraron que las mujeres cuyo estado de ánimo era más estable y se sentían tristes en menos ocasiones, sentían un mayor grado de deseo sexual y mantenían relaciones más placenteras.

Estar satisfechas emocionalmente en su relación tenía más influencia en el deseo sexual que los niveles de testosterona u otros factores biológicos.

Según este estudio, “el estado de ánimo y tener una sensación de salud y bienestar general, son clave para que las mujeres tengan un mayor deseo sexual”, explica Randolph.

No, no falta una pareja
No es que el estudio determine que haga falta una pareja. En todo caso, se habla de la estabilidad emocional de las mujeres como factor influyente en su apetito sexual.
Estar y sentirse bien con ellas mismas aumenta su seguridad y por tanto ayuda a disfrutar más de todos ámbitos de la vida, incluido el sexo.

Al margen de la influencia de los niveles de testosterona en el organismo y al hilo de los resultados del estudio, a la hora de hablar de relaciones sexuales, una máxima es que la confianza en una misma es más importante que la que se tenga con la otra persona.

El viagra femenino
Actualmente se están investigando algunos medicamentos que pueden reforzar la libido femenina pero todavía no hay un tratamiento. Y eso pese a que, como explica Christensen, “hasta un tercio de las mujeres adultas pueden experimentar deseo sexual hipoactivo” (bajo interés en practicar sexo).

Randolph opina que “no es justo que en el caso de las mujeres no pueda solucionarse con una pastilla”. Dado que, según lo observado, la solución no está en la testosterona, el doctor sugiere que las mujeres que no estén satisfechas con su bajo deseo sexual y no tengan ningún problema hormonal diagnosticado, pueden acudir al médico para analizar quéfactores psicológicos pueden estar influyendo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios