4 de mayo de 2015

EL FRACASO SÓLO EXISTE CUANDO TE DAS POR VENCIDO.


La crisis económica está cambiando numerosos hábitos en nuestra vida, y si otros años el dinero no era un aspecto prioritario para alcanzar la felicidad, ahora es el primer factor indispensable para que nos sintamos felices.

Después se sitúan la salud y el amor como máximas prioridades.

Ser feliz ayuda a tener una visión más positiva del mundo que nos rodea.

El 43% de los satisfechos cree que la situación económica se mantendrá igual o mejorará el próximo año. Más de la mitad también piensan que su situación personal mejorará durante los próximos 12 meses. No se puede decir lo mismo de la gente no satisfecha, que ve minada su moral por la crisis.

Las mujeres han afrontado la situación de una manera todavía más optimista. Según un reciente estudio, poseen una felicidad "a prueba de recesión" debido a que encuentran más fácilmente un mayor placer en las relaciones personales que en el dinero y también han antepuesto al dinero como primer factor de felicidad. Pero, para todos, la crisis significa inestabilidad laboral, incertidumbre e incremento de precios. Nos preocupa perder dinero, afrontar el pago de la hipoteca y no tener claro nuestro futuro económico.

A pesar de ello, la mayoría cree que sigue siendo igual de feliz que antes de la crisis.
Las crisis forman parte de la vida del hombre. Lo inteligente y práctico es aceptarlas con optimismo y transformarlas en una oportunidad extraordinaria para fortalecernos, enriquecernos y ser más felices en el futuro.
El profesor Robert H. Frank, de la Universidad de Cornell, ha estudiado el escaso efecto del dinero en la felicidad sostenida. Según Frank, la diferencia no está en tener más dinero, sino en cómo lo gastamos.

¿Sabías que…?

Superado determinado umbral de renta, incrementar los ingresos económicos no se traduce en un aumento de nuestra felicidad.

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.

EnPazyArmonia