Gracias por su visita.

4 de agosto de 2015

ASUME EL COMPROMISO DE SER HUMILDE


Vas por un buen sendero con la humildad como amiga, pero te estrellas si te deslumbran el poder y la notoriedad.

El Ego, o sea, el yo soberbio, se nutre de fantasías internas porque le gusta brillar y dominar.

Yeshua tenía eso bien claro y, por eso, fue sencillo e invitó a sus discípulos a obrar del mismo modo.

A María la amamos por su amor y por esa humildad que se ve cuando dijo: He aquí la sierva del Señor.

Examina tu vida y descubrirás que el orgullo es fuente de todos los males y todos los conflictos.

Asume el compromiso de ser humilde y verás cómo fluyes sereno y cómo mejoran tus relaciones.

Presionar a un hijo para que sea el mejor suele acarrear serios males, entre ellos una soberbia colosal.


Ahora bien, huye también de una falsa humildad, la clave es reconocer tus talentos sin jactancia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios