Gracias por su visita.

6 de junio de 2018

EL LUGAR A DONDE VAN TODOS LOS DESEOS


Tiene una perdida mirada que se desplaza por todo el público que se ríe y no para de reír.

Una risa desagradable, poco chistosa.

Una risa irónica e insensible.

Él es fuerte y valiente y no llora.

Su amo le dijo que no debía llorar.

Su amo le enseñó que los payasos no lloran, divierten.

Él se lo creyó y fue guardando en algún lugar de su corazón todas esas lágrimas que nunca pudo dejar caer.

Todas las palabras que nunca pudo decir.

Todas las veces que quiso hablar y nunca les salieron las palabras.

Todo, todo, todo lo tiene guardado, en algún lugar de su corazón...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

EnPazyArmonia