Gracias por su visita.

8 de junio de 2017

NO SUFRAS NI HAGAS SUFRIR A LOS DEMAS

Tocar fondo no es necesario, pero eso eligen los que prefieren hundirse en la ciénaga del mal.
 
Jesús habló de esto en la preciosa parábola del hijo que se va de la casa y derrocha su herencia. 

Como bien lo narra el capítulo quince de San Lucas, ese hijo solo recapacita cuando está sin un denario y el hambre lo acosa. 

Toca fondo y, qué falla, no aprende en la escuela del amor, sino en la escuela del sufrimiento. 

Tú, en cambio, no sufras ni hagas sufrir a los que te aman.

Reconoce tus fallas o vacíos y busca ayuda ya. 

Son dos pasos de profunda humildad que los orgullosos se resisten a dar mientras se engañan diciendo: 
“Yo no tengo problemas” o
“yo manejo esto solito” o
“nadie le ayuda a uno” o
“no creo en sicólogos ni consejeros”. 

Se mueven en arenas movedizas y un día no hay modo de ayudarles porque es demasiado tarde.

Piénsalo, valórate y busca ayuda. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios