4 de junio de 2008

¿ME ENDEUDO, O NO ME ENDEUDO?


Endeudarse es una decisión común de las personas, lo importante es estar consientes de la relación que existe de los compromisos financieros que se asumirán y de la capacidad del pago con que se cuenta, que en esencia la determina el estado actual del flujo de caja del agente que asume el crédito.

Un endeudamiento sin medida ni presupuesto de los compromisos que a futuro se adquieren, puede llevarnos a situaciones de angustia financiera y quizás a ser considerados en malos pagadores de la deuda.

Cualquiera que sea el motivo o la situación financiera que tenga, hay momentos en que se toman deudas, consideradas como buenas, como por ejemplo para pagar estudios de posgrado, comprar vivienda financiada, para invertir el dinero prestado esperando que rente más que el costo de las deudas (por ejemplo para comprar acciones de nuevas compañías que se ven rentables), etc..

Si se es cumplido en el pago de estas deudas, en el futuro se verá fortalecido patrimonialmente cuando pueda ganar un mayor salario por sus estudios superiores, o tener pagada totalmente su vivienda, o contar con inversiones que se están valorizando.

Una vez se libere de los compromisos de las deudas porque se ha culminado el pago en el tiempo establecido, lo más importante que podemos considerar es que queda latente la posibilidad de aumentar el ahorro mensual sobre esos dineros que ya no tendrá que cancelar a un banco, o invertirlos para lograr sus sueños futuros.

Sin embargo, otras veces se adquieren deudas conocidas como malas, como por ejemplo pagar el mercado o los servicios públicos o regalos con tarjetas de crédito, pues la realidad es que algo anda mal y se debe pensar que si no se alcanza a cubrir estos gastos con los ingresos que se reciben cada mes, será en el futuro cuando tenemos que seguir pagando los gastos y además sumarle el pago de los préstamos recibidos.

Por ello, después de evaluar qué deudas ya tenemos y si estamos en capacidad de seguir pagando las que planeamos tomar, debemos conocer los distintos sistemas de amortización, para calcular las cuotas según el horizonte de tiempo establecido de pagos y ver cómo se irá abonando capital al saldo a la deuda hasta cancelar totalmente el compromiso adquirido.

La selección de uno de estos sistemas depende de la liquidez que se tenga tanto actual, como de los próximos meses (piense al menos en un ciclo anual de todos sus gastos y pagos, para ver si durante esos 12 meses si puede pagar las cuotas estimadas).

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.

EnPazyArmonia