miércoles

BOB MARLEY Y SUS FRASES CÉLEBRES


 Robert Nesta Marley (1945 - 1981), más conocido como Bob Marley, fue un músico, guitarrista y compositor jamaicano y miembro más que comprometido del movimiento Rastafari. Su música, que era pura poesía, ejercía de arma en una revolución que tenía como objeto el propio ser humano.

A lo largo de su carrera musical formó parte de The Wailers (1964-1974) y Bob Marley & The Wailers (1974-1981). Entre sus mayores éxitos se encuentran “I Shot the Sheriff”, “One Love”, “No Woman, No Cry” o “Redemption Song”.

Marley participó en todo tipo de actos benéficos como un concierto gratuito en el Parque de los Héroes Nacionales de Kingston, el 5 de diciembre de 1976, con el objetivo de promover la paz y la reconciliación nacional. En 1978 fue invitado a la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York (EE.UU.), para recibir la Medalla de la Paz.

En julio de 1977 se le detectó en el dedo gordo de su pie derecho una forma maligna de melanoma pero como no quería paralizar sus planes ni aplazar actuaciones, no se extirpó el cáncer y ni siquiera se sometió a tratamiento. Pocos años después el cáncer se había extendido por todo su organismo. A pesar ingresar en una clínica, tras ocho arduos meses de lucha contra el cáncer, Marley murió en el Cedars of Lebanon Hospital (Miami, EE.UU.) el 11 de mayo de 1981 con 36 años a causa de la metástasis producida en sus pulmones y cerebro por la evolución del melanoma surgido en su pie.

Su canción One Love fue elegida himno del siglo XX por la revista Time y su recopilatorio Legend, lanzado en 1984, se convirtió en el álbum de reggae más vendido de la historia de la música con más de 20 millones de copias vendidas en todo el mundo.

Estos son sus versos más conocidos:

“El amor nunca nos deja solos”. (Canción Could You Be Loved).

“Hasta que el color de la piel de un hombre no sea tan poco significativo como el de sus ojos, yo digo guerra”. (Canción War).

“Abre tus ojos, mira dentro. ¿Estas satisfecho con la vida que estas viviendo?” (Canción Exodus).

“Compadécete de aquellos cuyas posibilidades son menores, no hay lugar para esconderse del Padre de la creación”. (Canción One Love).

“Emancipaos de la esclavitud mental, nadie salvo ustedes puede liberar su mente” (Canción Redemption Song).

“En este gran futuro no puedes olvidar tu pasado”. (Cancion No Woman No Cry).

“Es tu amor lo que busco. Es mi amor de lo que huyes”. (Canción Waiting In Vain).

“No olvides tu historia ni tu destino” (Canción Rat Race).

“Si sabes tu historia, entonces sabrás de donde vienes”. (Canción Buffalo Soldier).


“Todo hombre tiene derecho a decidir su propio destino”. (Canción Zimbabwe).

¿QUÉ ES LA MEGAREXIA?


Se trata de un trastorno alimenticio bastante menos conocido que la anorexia nerviosa, la bulimia o el trastorno por atracón pero con idénticas y nefastas consecuencias para la salud.

La megarexia representa el lado opuesto de la anorexia: las personas que la sufren se ven a sí mismas sanas y delgadas cuando en realidad padecen obesidad.

Su distorsión del esquema corporal, tan común en los trastornos relativos a la alimentación, les lleva a sentirse satisfechos y orgullosos de su físico (opinan que el exceso de peso es sinónimo de fuerza y vitalidad), por lo que no siguen ningún tipo de dieta, no hacen ejercicio y suelen llevar hábitos de vida poco saludables, incluyendo la ingesta de una gran cantidad de alimentos con “calorías vacías” (bollería industrial, patatas fritas, golosinas, dulces, comida precocinada...) cada día de la semana, lo que conduce, con el tiempo a tener una grave y preocupante carencia de vitaminas o minerales.

Como mínimo puede llevar al paciente a padecer anemia, pero también puede causar la muerte.

El déficit de nutrientes provoca una alteración en la bioquímica del cerebro (como en la anorexia), por lo que los megaréxicos no son conscientes de que padecen una enfermedad. Además, teniendo en cuenta que la obesidad es una enfermedad en ascenso en la actualidad, es posible que existan muchos individuos con sobrepeso que sean megaréxicos no diagnosticados y que acaben convirtiéndose en obesos.



¿POR QUE TROTAR?


Aquí tienes diez razones por las que puedes y deberías empezar a correr.

1. Es divertido
Honestamente, el puro placer de correr en un día soleado, más cuando se está rodeado por la naturaleza, buenas vistas y aire fresco, es algo de otro mundo.
Pero incluso cuando hace mal tiempo, uno se siente mejor cuando llega de correr que cuando empezó.

2. Es barato
Comparado casi con cualquier otro deporte –tenis, fútbol, ciclismo…– correr no cuesta tanto.
Sólo se necesita un par de zapatillas adecuadas y poco más.
Hay muchos aparatos para quien le gusta la tecnología y se lo puede permitir, pero en realidad, no son necesarios.

3. Haces amigos
Correr con otros es una actividad muy sociable y divertida. También, la compañía ayuda a mitigar la dureza de los entrenamientos.
Al enfrentarse a desafíos juntos, se hace camaradería no sólo amistad.
Correr con un amigo puede ser más divertido que reunirse para estar sentado o hablar.

4. Da tiempo para pensar
Muchos dicen que correr es la mejor forma de reflexionar. De alguna manera, aclara la mente, elimina distracciones y ayuda a ver las cosas mejor.
Cuando corro, me vienen ideas a la cabeza tan rápido que tengo que escribirlas justo al llegar a casa para que no se me olviden.
Puede hasta alimentar la creatividad.

5. Te lleva de A a B
Los seres humanos son cazadores-recolectores que nacieron para correr largas distancias.
Al final, correr es una manera de desplazarse. Pocos de nosotros lo hacemos así, ¿pero por qué no empezar?
Se puede correr para ir a comprar, ir al parque, a casa de un amigo o al trabajo.

6. Es el deporte más natural y puro
Corriendo volvemos a nuestras raíces evolutivas. Los niños corren de forma espontánea tan pronto como pueden.
Es la forma más simple y pura de ejercitarse. El movimiento más básico que conocemos.
No hay complicaciones, sólo un punto de partida y una meta, y el camino abierto en el sentido de la libertad que tenemos para decidir a dónde queremos ir puede ser liberador.

7. Ayuda a mantedner la línea
El mundo moderno ha esparcido enfermedades relacionadas con el estilo de vida como diabetes, cáncer y problemas del corazón.
Muchas son complicadas por la obesidad y el sobrepeso. Correr, seguro, es una de las mejores maneras de mantener el peso adecuado.
  
8. Descubres lugares
Cuando viajo o voy de vacaciones, me encanta explorar el destino corriendo, normalmente temprano en la mañana cuando todo está más tranquilo.
Puedes cubrir más distancia que caminando, puedes ver diferentes luces y encontrar lugares que no están en las rutas más convencionales

9. Salud mental
Correr ayuda a deshacerse del exceso de adrenalina y otras hormonas. Puede ayudar a estar en calma, relajados y mantener las cosas en perspectivas.
Puede liberar a la mente de preocupaciones diarias y problemas.

10. Aprendes
Los grupos de personas que corren de casa al trabajo y del trabajo a casa son cada vez más populares en algunas ciudades.
Ejercitarse corriendo ofrece muchas lecciones de vida muy útiles: que el trabajo duro vale la pena, cómo proponerse metas y trabajar para conseguirlas.

También enseña que podemos realizar nuestros sueños si ponemos nuestra cabeza en ello, que tienes que comprometerte para hacer algo bien y que puedes inspirar a otros desafiándonos a nosotros mismos.

COMO FRENAR EL DESCONTROL DE NUESTRAS VIDAS


Chips más rápidos, computadoras más rápidas, teléfonos más rápidos, noticias más rápidas, comida más rápida, ciclos más rápidos de productos, transacciones más rápidas, cuerpos más rápidos, cerebros más rápidos, vidas más rápidas.
Lo más rápido siempre es mejor, o al menos eso es lo que nos dicen.

Pero entre más rápido corremos, nos quedamos más atrasados. ¿Cómo podemos romper con este ciclo frenético? A continuación, varios tips.

1.Lea un libro verdaderamente largo y exigente.
Mucha gente hoy en día está leyendo y escribiendo más que nunca antes pero están leyendo y escribiendo de manera distinta: corto, rápido y al grano.
Leer libros serios toma tiempo, y desarrolla virtudes sumamente necesarias, pero subvaloradas en nuestro mundo conectado. Reflexión, concentración, paciencia, y sensibilidad a la oscuridad, sutileza y complejidad. No lea libros de transcendencia en una pantalla: la palabra luce distinta en la página impresa. El libro físico le da a las obras el peso, la textura, y el olor que se pierden en la pantalla. Evite apresurarse, saltarse pasajes y leer por encima. Lea lentamente, después de vuelta a la página para releer lo que acaba de leer. Haga una pausa para subrayar líneas y doblar las esquinas de páginas memorables. Mantenga un cuaderno de papel en donde pueda documentar sus pensamientos y preguntas.

2.Resístase a la nueva cosa nueva
Las miles de personas acampan y se forman en filas durante días afuera de las tiendas de Apple han sido estafadas a pensar que lo nuevo es siempre mejor. El iPhone había sido lanzado justo antes de que Obama fue elegido presidente, y ha habido un modelo nuevo en cada año de su gobierno. El truco de la venta es crear un deseo en donde no hay una necesidad. Lo que se promociona como innovación es realmente una estrategia para expandir el mercado acelerando la fabricación de productos. Antes de que trabaje más horas para ganar suficiente dinero para comprar la nueva cosa nueva, pregúntese a sí mismo, ¿esto mejorará mi vida o será solo otra cosa que me obligue a hacer lo que realmente no quiero hacer?

3.Reserve tiempo cada semana para sentarse solo en silencio y reflexionar.
Oscar Wilde en una ocasión observó, “No hacer nada es un trabajo muy difícil”, especialmente para los adictos a la velocidad. La reflexión importante debe hacerse a solas en silencio, sin las distracciones incesantes de nuestro mundo ruidoso. Pero el silencio se ha vuelto tan inusual como la oscuridad. ¿Cuándo fue la última vez que el silencio lo rodeó o se encontró en una sala completamente oscura con todos los dispositivos electrónicos desconectados y sin luces rojas, verdes, anaranjadas o azules parpadeando? Quítese los audífonos, apague su teléfono y monitores. Simplemente siéntese y piense. No importa en donde empiece: podría ser un evento trivial del día anterior, un problema que ha estado evitando, una idea que no ha tenido tiempo de profundizar. Deje que su mente vuele libremente y lo llevará a lugares que nunca antes se ha imaginado.

4.Pode su propio césped.
Nunca confíe en alguien que no poda su propio césped. Rodeados de monitores y viviendo en burbujas, hemos olvidados los placeres del trabajo físico y hemos perdido el contacto con el mundo material y natural. La diversión se ha convertido en trabajo, y el ejercicio se ha convertido en una obsesión. Una sesión de ejercicio de siete minutos, una hora en la cinta rodadora, o correr bajo cronometro mientras escucha su iPod no es un descanso de un ritmo de vida frenético sino una prolongación del mismo. Abandone su mundo virtual y tómese un tiempo para regresar a la tierra. Ensúciese las manos, cargue piedras pesadas, cuide flores hermosas, descubra el placer en el trabajo físico. La tierra tiene un ritmo propio que no se puede apresurar, y cuando pierde el contacto con la tierra, pierde nuestra humanidad. Si se detiene durante suficiente tiempo para cultivar la reflexión cultivando la tierra, el eje de la realidad a veces se mueve, aunque sea ligeramente.

5.Intente imaginar su último acto.
Cuando enfrente una decisión importante, intente imaginar cómo será vista esa decisión cuando reflexione sobre la misma cerca del final de su vida. Los valores cambian con la edad. Si hace una pausa lo suficientemente larga para reflexionar, descubrirá que lo que parece importante durante la mañana y el mediodía de la vida a menudo parece ser una distracción sin sentido a medida que se acerca la noche. ¿Por qué andaba tan apresurado? ¿De qué se trataba toda esa prisa? ¿Por qué estaba indispuesto a detenerse y permanecer? ¿Si el tiempo es la cosa más preciada que tiene, por qué permite que tanto del mismo se escape?


EL HERMOSO POEMA SI


Yo era un joven cuando mi padre me enseñó este poema por primera vez, y ahora que he abierto este sitio el cual es dedicado a la superación personal y desarrollo humano, a muestras literarias inspiradoras de historias cortas y poemas de grandes autores y de nuestros lectores, este poema definitivamente no podía faltar.

Este poema fue escrito en 1909 por el escritor Rudyard Kipling, que aunque nació en Bombay, India; vivió toda su vida en Inglaterra hasta el año 1936. Rudyard Kipling ganó el Premio Nobel de Literatura en 1907 por sus aportaciones al acervo literario del mundo al escribir "El hombre que quizo ser rey" (1889), (1894) y "Kim" (1901).


SI
Puedes conservar tu cabeza, cuando a tu rededor
todos la pierden y te cubren de reproches;
Si puedes tener fe en ti mismo, cuando duden de ti
los demás hombres y ser igualmente indulgente para su duda;
Si puedes esperar, y no sentirte cansado con la espera;
Si puedes, siendo blanco de falsedades, no caer en la mentira,
Y si eres odiado, no devolver el odio; sin que te creas,
por eso, ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo;

SI
Puedes soñar sin que los sueños, imperiosamente te dominen;
Si puedes pensar, sin que los pensamientos sean tu objeto único;
Si puedes encararte con el triunfo y el desastre, y tratar
de la misma manera a esos dos impostores;
Si puedes aguantar que a la verdad por ti expuesta
la veas retorcida por los pícaros,
para convertirla en lazo de los tontos,
O contemplar que las cosas a que diste tu vida se han deshecho,
y agacharte y construirlas de nuevo,
aunque sea con gastados instrumentos!

SI
Eres capaz de juntar, en un solo haz, todos tus triunfos
y arriesgarlos, a cara o cruz, en una sola vuelta
Y si perdieras, empezar otra vez como cuando empezaste
Y nunca mas exhalar una palabra sobre la perdida sufrida!
Si puedes obligar a tu corazón, a tus fibras y a tus nervios,
a que te obedezcan aun después de haber desfallecido
Y que así se mantengan, hasta que en ti no haya otra cosa
que la voluntad gritando: ?persistid, es la orden!!?

SI
Puedes hablar con multitudes y conservar tu virtud,
o alternar con reyes y no perder tus comunes rasgos;
Si nadie, ni enemigos, ni amantes amigos,
pueden causarte daño;
Si todos los hombres pueden contar contigo,
pero ninguno demasiado;
Si eres capaz de llenar el inexorable minuto,
con el valor de los sesenta segundos de la distancia final;

Tuya será la tierra y cuanto ella contenga
Y -lo que vale más- serás un hombre! hijo mío!

SECRETOS PARA CONSEGUIR LA INDEPENDENCIA FINANCIERA


Si no puedes vivir sin trabajar o no tienes suficiente capital como para poder vivir el resto de tu vida sin preocuparte por el dinero, es que no has alcanzado la independencia financiera. Aunque también es cierto que hay determinados grados de independencia y matices antes de alcanzar totalmente la libertad financiera.

Sólo con que alguna vez te hayas parado a pensarlo por unos minutos, ya tienes mucho ganado frente a otras muchas personas que condicionadas por los patrones que nos marca la sociedad, están atrapadas en una carrera de ratas.

Cómo dice Tim Jackson, hemos construido un sistema que nos empuja a gastar un dinero que no tenemos para impresionar a personas que no nos importan y ni siquiera conocemos.

Cuando te hablo de alcanzar la independencia financiera, no te hablo de llegar a ser rico. No al menos en términos monetarios. Sólo con dinero no se puede llegar a ser financieramente libre. Se trata también de mentalidad. ¿Quieres saber cuáles son los secretos para conseguirlo?

Párate a reflexionar por un instante. Desde que naciste compites en una carrera a lo largo de un camino preestablecido que supuestamente te conduce al éxito y la felicidad.

Saca buenas notas y estudia una carrera con buenas salidas profesionales aunque no te guste. No te distraigas ni sigas a los que no siguen el camino de lo que hay que hacer en la vida. Esfuérzate, da un paso más allá, estudia un máster, aprende idiomas, trata ser mejor que los demás, trabaja gratis para otros con la esperanza de un día tener un buen empleo.

Si tienes suerte y todo te va bien y un día consigues ese trabajo soñado, trata de pasar de mileurista y conseguir un ascenso con un aumento de sueldo. Y así sucesivamente.

Cómprate un coche. Si puede ser, que sea mejor que el de tu vecino. Pide una hipoteca para poder vivir en una buena casa. Te lo mereces porque tienes un buen sueldo. Cásate, ten hijos, prospera económicamente, aumenta tu nivel de vida. Viste bien, compra cosas caras y exhibe tus objetos posicionales para que todos vean lo bien que te va.

Aguanta la presión, a tus jefes, a tus compañeros, trata de hacerlo bien para progresar en la empresa. ¿No te gusta tu trabajo? ¿Tienes miedo de perder tu empleo? Lo siento amigo, no puedes salirte del camino. Hay que pagar las facturas a final de mes, tienes una la deuda de la casa a 20 o 30 años y una familia que mantener. ¿Vas a perder tu estatus social? Qué dirá tu familia, que dirá la gente. Todos esperan que tropieces para señalarte. La vida es cruel. Si quieres llegar a viejo con un poco de satisfacción tienes que continuar.

Todo esto es lo que nos enseñan desde pequeños. Puede que lo sea para algunos, pero esto no es ni el éxito ni la felicidad. Y mucho menos esto no es independencia financiera. Es la esclavitud de las deudas y el los patrones morales que nos impone la educación y la sociedad. Es un sistema. Un sistema arraigado que ha ido evolucionando con los años, pero que es el mismo que nos mantiene con los ojos vendados y con el pensamiento amordazado.

Cuestiónalo. Cuestiona el sistema y mira a tu alrededor. Y piensa ¿qué quieres hacer en la vida? ¿Es esto lo que quieres? Ese es el primer paso para ir en busca de tu independencia económica y vive la vida que realmente quieras vivir. Los años se van y no vuelven. Aquí no hay segundas oportunidades.

Si decides seguir ese camino pensando que el dinero es lo más importante, pasarás la mayor parte de tu vida haciendo cosas que no te gustan, para comprar cosas y tener una vida que sabes que realmente no te llena.

Tu tiempo es tu activo más valioso y lo que tienes que pensar es que quieres hacer y cómo quieres vivir tu vida. El dinero es sólo un medio para conseguirlo. Y tienes que encontrar la forma de conseguir estrictamente el dinero necesario para vivir la vida como quieres hacerlo, sin que para conseguirlo tengas que emplear demasiado tiempo. Ni tengas que estar condicionado por nada ni nadie.

Me refiero a estar libre de la esclavitud de las deudas y de la condena de usar un dinero obtenido de forma deshonesta. No justifico a nadie, pero en cierto modo no me extraña tanta corrupción. Al final el ser humano es perezoso y siempre buscamos atajos. Pero esa no es la forma de conseguir la independencia financiera.

Tienes que aprender cuanto antes que el conocimiento y el ahorro es la base para conseguir la libertad financiera. En lugar de comprar cosas con ese primer ahorro o lanzarte a pedir dinero prestado, preocúpate de construir activos que te generen rentas. Y a tratar de diversificar al máximo posible tus fuentes de ingresos.

Y nuevamente suma a tu ahorro esos ingresos pasivos y vuelve a invertir. Aléjate todo lo que puedas del consumo y cada vez que vayas a comprar algo pregúntate ¿realmente lo necesito?

Evita la deuda mala. Aquella que es improductiva y simplemente se pide para anticipar ingresos futuros que esperas obtener con los que pagar la deuda, para consumir o comprar hoy cosas que tal vez podrías comprar o consumir más adelante y que en ocasiones no necesitas.

Dedícate a lo que realmente te gustaría emplear tu vida y conviértete en un experto en aquellas cosas que te apasionan. Para en todo caso ganar dinero enseñando a otras personas tus conocimientos sobre aquello que te llena en la vida. Y de ese modo alcanzar plenamente la independencia financiera.


Imagina tu vida dedicada a estar haciendo siempre lo que te gusta, siendo el dueño de tu tiempo y además ganado dinero con ello.  Bueno, pues eso es libertad financiera. Ahora ya lo sabes ¿Qué vida quieres seguir viviendo?

LOS MÁS POBRES NO SEGUIRÁN SUFRIENDO


No hay duda de que a veces la mentalidad empresarial puede ayudar a la filantropía. Hay problemas que pueden solucionarse al usar tasas de rendimiento e indicadores de éxito fácilmente medibles.

Pero la expresión clave aquí es "a veces". Cuando se trata de filantropía, se pueden tener tantas teorías, sistemas métricos y planes como uno quiera. Pero en la práctica, lo que alimenta el éxito es algo mucho más simple: el deseo y capacidad de hacer lo que haga falta para alcanzar la meta y la libertad de hacerlo de forma creativa. Y ambas cosas están amenazadas por el ascenso de la filantropía administrada como un negocio.

¿Por qué? para empezar, no olvidemos por qué existe la filantropía. Es para llenar un vacio dejado por el mercado y los gobiernos. Por definición, entonces, una mentalidad demasiado empresarial alejará los recursos de las personas más pobres, los problemas más difíciles y las soluciones más importantes, que suelen ser costosas, complejas y lentas.

En ese sentido, la diversidad de estilos de financiación es vital en la comunidad filantrópica, para apoyar distintos tipos de ideas.

¿Qué significa esto? Que hay muchas causas que difícilmente obtienen financiación por parte de enfoques empresariales. Entre ellas: causas que apoyan gobiernos sólidos, movimientos sociales y acciones de base, las cuales pueden ser cruciales para obtener resultados donde más importan. Filántropos con mentalidad demasiado empresarial consideran que el gobierno es un inconveniente que estorba a la hora de solucionar problemas que les incumben. Pero ninguna sociedad en la historia ha prosperado sin inversión pública, infraestructura, leyes y regulación. La filantropía debería generar la demanda para estas cosas en lugar de sustituir la acción del gobierno. Pero para hacerlo, debe apoyar a organizaciones sin fines de lucro, para que impulsen cambios, no sólo para que entreguen resultados medibles predeterminados.

Una monocultura empresarial, en la que todos cumplen el mismo criterio para dar, es inefectiva, no democrática y menos divertida. Reduce la filantropía a poco menos que un ejercicio de contabilidad.

Al final, los donantes de organizaciones sin fines de lucro no son accionistas. No tienen un rango superior a otros miembros. Las agencias deben rendir cuentas no sólo a los donantes y reguladores, sino a quienes ayudan. Y eso es bueno: los afianza en sus comunidades y los mantiene independientes de intereses poderosos que podrían buscar manipularlos, sin importar cuán bien intencionados sean.


Si no tenemos cuidado, la filantropía podría degenerar en un sistema de control, no un sistema de apoyo al cambio social.

Gracias por su visita.