Gracias por su visita.

20 de junio de 2017

COMPASIÓN ES ENTRAR AL CORAZÓN DEL OTRO Y APIADARSE DE SU DOLOR

Un termómetro para medir sin ego tu avance espiritual es examinar tu grado de compasión.

Mientras más espiritual eres menos juzgas, no condenas y sientes como tuyo el dolor ajeno.

El sufrimiento ajeno no te roba la paz pero sí te lleva a ayudar para acabar con el sufrimiento.

Compasión no es sentir lástima ni pesar, es entrar al corazón del otro, amarlo y apiadarse ante su dolor.

Un ser compasivo no hace diferencias entre las personas y ama a todos con un amor incondicional.

Jesús fue inmensamente compasivo con los extraños, los pecadores y los despreciados de su tiempo.

La compasión brota como agua de la fuente del amor a Dios y de la consciencia de unidad.


Es más fácil entender a otro cuando te sientes uno con él y sabes que Dios está en él y en ti.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia