Gracias por su visita.

13 de abril de 2009

Humor NADA DE NADA


De repente ella, que estaba medio dormida, sintió que él la acariciaba...
Primero fueron caricias tímidas periféricas, como si tuviera pudor... Luego las caricias fueron subiendo de tono. Cada vez más, por todo el cuerpo, sus manos la recorrían de arriba abajo como hacía... mucho tiempo....no podía recordar, pero supone que tres años por lo menos...
Sensaciones que creía olvidadas volvían... Su cerebro recordaba... Las caricias se amontonaban y repetían, él la levantaba, la daba vuelta, ahora era un torbellino de sensaciones indescriptibles...
De repente... Nada...
¡Nada de nada!

-¿Qué paso!? ¡Sigue por favor...
--Shhhh --la calmó él-- Ya está, ya está....
-¿Cómo que ya está?
--Ya encontré el control remoto, sigue durmiendo...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios