20 de septiembre de 2019

LECCIONES PARA IR AL SUPERMERCADO



No vayas a hacer mercado con hambre porque te antojas de todo.

Intenta concentrarte más en las cosas que realmente necesitas.

La canasta familiar tiene 484 productos divididos en 9 diferentes grupos: alimentos, vivienda, vestuario y calzado, salud, diversión, cultura y esparcimiento, transporte y comunicaciones y otros gastos. Se debe tener prioridades en cada uno de estos grupos y no en uno solo.

Dile no a los excesos. Sobre todo no lo hagas en alimentos perecederos (de fácil descomposición, como carne o lácteos) pues estarás botando comida todos los días. Por ejemplo con los vegetales, mejor cómpralos en pequeñas cantidades el día que los vas a utilizar y consúmelos lo antes posible.

Los alimentos NO perecederos son alimentos de ‘larga vida’. Prefiérelos siempre sobre los otros, es más, estos sí los puedes comprar en grandes cantidades. Están los enlatados, lácteos en tetra pack, granos, sal, café, fideos, entre otros.

¿Cuánto gastas? ¿Cuánto ganas? Lleva una cuenta diaria de tus egresos e ingresos para tener tus cálculos claros y los pies sobre la tierra. Pilas! Siempre gasta menos de lo que ganes.

Los precios en el supermercado son usualmente más bajos que en las tiendas.

Procura hacer las compras grandes en el más económico.

¡Haz una lista! Cada vez que notes que falta algo, apúntalo en una hoja siempre a la vista, así cuando llegue la hora de ir al mercado sabrás qué requieres específicamente y además te ayudará a no caer en tentaciones innecesarias.

Procura no utilizar la tarjeta de crédito.

No te confíes de las súper promociones, pueden ser productos a punto de pasar su fecha de vencimiento. Recuerda que a veces lo barato sale caro.

Ten siempre en la nevera, por lo menos, un par de huevos. ¡Siempre te sacarán de apuros! Eso sí, no más de un mes que es su duración máxima bajo refrigeración.

No vivir para gastar. Ten siempre claro que debes ahorrar un porcentaje de tus ingresos, entre un 5% a 10%. No sabes qué necesidades se te crucen en un futuro, una calamidad, ganas de viajar o una buena inversión que no te puedes perder. Ten siempre presente que ahorrar no es sólo guardar, sino saber gastar.

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.

EnPazyArmonia