25 de agosto de 2019

CADA VEZ DESEO MÁS POCO, Y LO POCO QUE DESEO LO DESEO POCO.


La felicidad depende en gran medida de las expectativas que las personas crean sobre su vida y sus sueños. 

Los sabios aconsejan no depender de las expectativas o moderarlas para evitar dolorosas decepciones.  

Ese fue el gran hallazgo de Buda: Comprender que el ser humano sufre por sus deseos y no por la realidad en sí.

A más deseos, más sufrimiento y a mayor desapego más libertad y más paz interior. Todo apego trae dolor.

El reto es poder decir con San Francisco: Cada vez deseo más poco, y lo poco que deseo lo deseo poco. 

Ya habrás comprobado cuánto te frustras cuando esperas demasiado de una persona o un evento. 

Evade el terrible mal de poner tu felicidad fuera de ti ya que entonces dependes de algo exterior. 

Evita que alguien o algo sea todo para ti o vas a sufrir lo indecible al perder algo que es prestado, como todo. 

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.

EnPazyArmonia