26 de junio de 2019

¿ALZHEIMER O SEÑAL DE ENVEJECIMIENTO?


A medida que va pasando el tiempo, nuestra memoria empieza a fallar y eso es algo que desgraciadamente no podremos evitar. Sin embargo es importante que sepamos diferenciar entre los olvidos propios de la edad o el Alzheimer.

A partir de los 20 años, empezamos a perder algunas células del cerebro y el cuerpo produce menos químicos que son necesarios para estas células.

Un envejecimiento normal supone un cambio en la manera de almacenar la información y algunas dificultades para recordarla (vamos perdiendo agilidad mental y nos cuesta un poco más memorizar y recordar). Aunque esto pueda parecernos preocupante y a veces hasta frustrante, debemos intentar en la medida de lo posible ser conscientes que son señales de la vejez que tarde o temprano van apareciendo.

Por otro lado si se debe considerar un problema preocupante de la memoria, cuando nuestras actividades cotidianas se ven afectadas. La Organización Mundial da la Salud define a la demencia, como un desorden cerebral que afecta seriamente la habilidad de una persona para llevar a cabo sus actividades cotidianas, y a la enfermedad de Alzheimer como su manifestación más común entre las personas mayores.

Según un estudio publicado en la revista “Radiology”, los cambios en el cerebro pueden ocurrir varios años antes de que surjan los primeros síntomas preocupantes. Por ello reconocerlos, y luego estudiar la progresión del deterioro podría influir positivamente, a implementar en el futuro, tácticas que prevengan la enfermedad.

¿Cómo se manifiesta la enfermedad?
Comienza muy lentamente, con pequeños olvidos y algunas dificultades con las operaciones matemáticas. A medida que esta va progresando, se van acentuando los síntomas, hasta llegar a olvidar cómo hacer las tareas más sencillas (cepillarse los dientes, escribir, hablar, leer, entender…).

¿Qué efectos puede provocar en los pacientes? Pueden ponerse agresivos o deambular fuera de la casa. Estas personas requieren un cuidado especial y permanente.

¿Cuales suelen ser los síntomas más frecuentes a tener en cuenta? Según la Academia Americana de Médicos de Familia, los síntomas más comunes de esta enfermedad y que no forman parte del envejecimiento normal son:

Olvidarse de las cosas constantemente y con más constancia de lo que se acostumbraba.
Olvidarse de hacer cosas que se han hecho durante toda la vida y muchas veces.
Tener problemas para asimilar cosas nuevas.
En una conversación se tiende a repetir frases e historias.
Mostrar problemas a la hora de utilizar el dinero y tomar decisiones.
No poder mantener un registro de lo que ocurre a nuestro alrededor cada día.

Por otro lado la Academia de Médicos de Familia recomienda algunos prácticos y sencillos consejos, para aquellas personas que ya comienzan a padecer los olvidos normales del envejecimiento:

- Apuntar las cosas, como actividades o compras para que no se nos olvide.
- Seguir una rutina con nuestras tareas diarias (esto es muy importante).
- Tratar de hacer asociaciones en la mente, que sirvan de marcas de ayuda para encontrar lugares.
- Tener siempre a mano un calendario destallado, en el que podemos apuntar cosas (cumpleaños, sitas con el médico, visitas…).
- Guardar las cosas importantes (llaves, dinero…) en el mismo lugar.
- Repetir varias veces el nombre de las personas que acabamos de conocer.
- Mantener la mente y el cuerpo ocupados (esto es también muy importante).

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.

EnPazyArmonia