Gracias por su visita.

3 de agosto de 2018

LLENA DE AMOR CADA ESPACIO Y CADA CORAZÓN.

Una historia de Etiopía nos presenta a un anciano que, en su lecho de muerte, llamó a sus tres hijos y les dijo:

No es aconsejable dividir por partes iguales lo que poseo; a cada uno le dejo lo suficiente, pero alguien se quedará con más por mérito propio.

He decidido dar algo valioso de la herencia al que se muestre más hábil, más inteligente, más astuto y más sagaz.

Acá le entrego a cada uno tres monedas de oro. Quien compre con ellas algo que llene toda la bodega de afuera se quedará con ese lugar.

El primer hijo compró paja, pero solo pudo llenar la bodega hasta la mitad.

El segundo hijo compró sacos de pluma y la llenó mucho más.

El tercer hijo solo compro un pequeño objeto. Era una vela, esperó hasta la noche, la encendió y llenó la casa de luz.

Esta fábula tiene una variante, el hijo menor compra alimentos, pone linda la bodega e invita a cenar a su padre y sus hermanos.

El anciano padre al final de la cena le dice: Muy bien hijo mío, has llenado este lugar de amor. Te felicito, la bodega es tuya

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

EnPazyArmonia