Gracias por su visita.

31 de agosto de 2018

LETRA DE LA CANCION TU AMANTE O TU ENEMIGO


Vendo mi alma por hacerte feliz
cambio mi reino por ti sin dudar
tengo mis naves para ir tras de ti
y doy la vida por poderte amar

Pero no, no creas jamás
que eres la dueña de mi voluntad

Puedo ser, puedo ser
tu amante o tu enemigo
puedo ser, puedo ser
el fuego o el olvido... si o no

Soy una sombra que te sigue hasta el fin
un viejo barco en tu inmenso mar
soy un payaso cuando quieres reír
y el compañero de tu soledad

Pero no, no creas jamás
que eres la dueña de mi voluntad

Puedo ser, puedo ser
tu amante o tu enemigo
puedo ser, puedo ser
la rosa o el espino... si o no

Como las aves amo la libertad
y sin embargo hoy por ti
la trato de olvidar

Pero no, no creas jamás
que eres la dueña de mi voluntad

Puedo ser, puedo ser
tu amante o tu enemigo
puedo ser, puedo ser
el fuego o el olvido
Si o no... Si o no

PARÁBOLA DE LA VIUDA Y EL JUEZ INJUSTO


Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Lucas > Parábola de la viuda y el juez injusto (42:18:1 - 42:18:8)

Les refirió también una parábola acerca de la necesidad de orar siempre y no desmayar.

Les dijo: “En cierta ciudad había un juez que ni temía a Dios ni respetaba al hombre.

Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él diciendo: Hazme justicia contra mi adversario.

El no quiso por algún tiempo, pero después se dijo a sí mismo: Aunque ni temo a Dios ni respeto al hombre, le haré justicia a esta viuda, porque no me deja de molestar; para que no venga continuamente a cansarme.”

Entonces dijo el Señor: “Oíd lo que dice el juez injusto.

¿Y Dios no hará justicia a sus escogidos que claman a él de día y de noche? ¿Les hará esperar?

Os digo que los defenderá pronto. Sin embargo, cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?”

TRES COSAS NECESARIAS PARA CONSERVAR UN AMIGO


Para conservar a un amigo 3 cosas son necesarias: honrarlo cuando esté presente, valorarlo cuando esté ausente, y asistirlo cuando lo necesite.

Gran parte de la vitalidad de una amistad reside en el respeto de las diferencias, no sólo en el disfrute de las semejanzas.

Tómate tiempo para escoger un amigo; pero sé más lento aún en cambiarlo.

La amistad es un alma que habita en dos cuerpos y un corazón que habita en dos almas.

La verdadera amistad es la que sigue a tu lado incluso cuando no te queda nada  por ofrecer, salvo tu compañía.

A veces, una separación prolongada, a la vez que amortigua los rencores despierta la amistad.

La amistad es como un lucero que siempre está dando luz al cielo.

No busques amigos sin defectos, pues te quedarás sin amigos toda la vida.
Tampoco busques defectos en tus amigos, pues poco a poco te quedarás solo.

A las personas les interesa nuestro destino exterior; el interior, sólo a nuestro amigo.

Si quieres hallar en cualquier parte amistad, dulzura y poesía, llévalas contigo.

Es una regla en la amistad que cuando la desconfianza entra por la puerta, el afecto sale por la ventana.

¡Qué raro y maravilloso es ese fugaz instante en el que nos damos cuenta de que hemos descubierto un amigo!

Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el CUALQUIERA arte de vivir juntos como hermanos.

Dios no ha creado fronteras. Mi objetivo es la amistad con el mundo entero.


VIDEO DE GRATITUD CON LA VIDA

Mira el siguiente video:

http://www.youtube.com/embed/-aEhSgyWZe0

TODO DEBE CONTINUAR


Las bolas de humo del cigarro se mezclaban con los pequeños copos de nieve que habían comenzado a caer. Axel apretó los gemelos al motor de la Harley, que aún calentaba, pensando en que pronto sería imposible estar en la calle helada, ya que el frío se había instalado durante esos primeros días de diciembre. Si Pippa no viene en cinco minutos, me largo. Aunque eso era pedirle mucho. Ella siempre llegaba tarde.

Por suerte para él, una figura se empezó a dibujar en el blanco de la calle. Oslo era así en invierno: la nieve llegaba junto a las mínimas temperaturas, se aliaba con los abrigos y no se iba hasta que pasaban unos meses, en los que llenaba todo de claridad y frío. Cuando la figura estuvo lo suficientemente cerca como para no tener que entreabrir los ojos, distinguió a Pippa y su alborotada mata de pelo rojo.

-Hola -Murmuró ella, mirando al suelo. Se apretó en su chaqueta de cuero -.Hacía tiempo que no nos veíamos.

Tiempo, lo que se dice tiempo, no había sido mucho. Una semana, más o menos. Seis días. Pensó. Desde el entierro.

Philippa, la que se hacía llamar Pippa, era así. Pelirroja de bote, fumadora compulsiva, fanática de la buena música, como ella la llamaba. Era medio alcohólica, tenía veintitrés años, su mejor amiga. No tenía ni idea de por qué era así, cuando le daban venazos ariscos o bipolares, pero Pippa se hacía querer.

-Hola -Repitió Axel, mientras veía como su amiga alzaba los ojos azules que tenía. Pintados con sombra negra, lo inspeccionaron mientras él le daba una nueva calada al cigarro.

-Estás muy descuidado, Ax.

Seguidamente, rió con amargura. Porque, de verdad, era gracioso que ella dijera eso, cuando los mechones rojos se mezclaban con un pañuelo mal puesto. Cuando un cordón se escapaba de sus botas militares y tenía esa expresión de resaca en la cara.

-No te lo tomes a mal -continuó. Con aparente calma. Aparente, es la palabra clave. Porque Pippa no estaba bien, y Axel sabía con seguridad que tardaría poco en abordar el tema por el que se habían encontrado. Era mentira ese mensaje que había enviado de 'eh, Ax, hace mucho que no nos vemos; a las cinco donde siempre' -. La muerte de Ebba nos ha cogido a todos así.

Ahí estaba el tema. El maldito tema. Axel mascó el nombre de Ebba mientras desviaba la mirada y Pippa lo observaba. Notó que nevaba con más fuerza. El silencio se hizo protagonista en la calle desierta, quebrado por sus leves respiraciones, pintado con una tenue columna de humo. Por el rabillo del ojo, vio como la pelirroja se llevaba las manos a la cabeza, revolviendo su pelo. Resopló con brusquedad mientras un montón de ceniza olvidado por todos caía al suelo blanco.

-No puedo creer que la hayas olvidado.

Zas. Pippa era una víbora. Le disparaba sus frases con tan poca delicadeza como certeras. Entre las cejas. El comentario, que se le había espetado en la frente, disolvió una pizca de furia en sus venas. La especialidad de su amiga era esa, diluir argumentos que enervaban el cuerpo.

-Cierra la boca. No me he olvidado de Ebba.

-¿No? -Pippa compuso una carcajada aguda y sarcástica-. Que va. Para nada. Por eso siquiera has ido a verla.

Ella no lo entendía. Claro que no. Idiota y otras palabras demasiado malas se cruzaron por su cabeza. Como se hacía odiar, la maldita. Axel no había dejado la memoria de Ebba atrás, perdida y confusa en la nieve de Oslo. Sólo quería sanear las heridas abiertas, que estaban llenas de sangre reseca.

-No, aún no te has olvidado -Pippa seguía hablando sola, confirmando sus pensamientos. Juzgándolo, recriminándole con esos ojos azules que se le clavaban en lo más profundo. Se le había quebrado la voz, estaba a punto de romper a llorar -.Pero estás deseando hacerlo de una vez.

De nuevo, la joven había disparado. Y había traído cosas peores que saña a Axel. Sus palabras envenenadas, más bien dolidas por la falta de Ebba sólo cogían del brazo recuerdos de la misma. Aunque daba igual. La pequeña conversación de reproches que se había abierto era una tontería demasiado grande, porque Ebba era imposible de olvidar.

Ebba. La que traía calor hasta en los peores meses de Noruega. La rubia de ojos carbones, oscuros como la noche. La que adoraba a los Beatles y siempre andaba chillando sus canciones. En su grupo de veinteañeros que pasaban de la vida y gastaban sus años entre humo, ella era la diferente. Pippa se había preguntado muchas veces que hacía una chica como ella con ellos, la chusma de la sociedad, como la pelirroja se denominaba. Y es que Ebba bebía, fumaba, y en general tenía el mismo pensamiento que ellos, pero era afable. Dulce. Positiva, la que miraba hacia el futuro y les empujaba cuando se estancaban. La que nunca se portaba mal con nadie, la que controlaba sus nervios y no acababa como sus amigos, adornando su boca con un chorro de sangre y unos cuantos moratones. Si le dolían las penas, se las curaba con ginebra. Sabía encantar a todos. Era lista, era guapa, la única que le había dicho todo lo que debía decirle a Axel sin quitarse la ropa, hacerle sonreír con el sujetador abrochado. Su padre había abusado de ella durante su infancia, y ahora se encontraba así.
Muerta.

Ebba estaría viva si hubiera crecido en una casa normal, y en esos momentos corretearía por la universidad y estudiaría con los copos cayendo al otro lado del cristal. Si simplemente, ese chico del bar no le hubiera echado esas pastillas en el whisky, su corazón seguiría latiendo. Pero no era así, porque todas esas cosas habían ocurrido al revés. Nunca iría a la universidad, con una familia esperándola para cenar, ni llegaría a su apartamento con Axel después de otra monótona noche en el bar. Desde luego, Ebba no se merecía eso. Ella era la que menos se había ganado acabar con la piel blanca como el papel, más guapa que nunca en un viejo tanatorio. La que había aguantado con una sonrisa mientras el mundo le daba palos.

Al tiempo que Pippa y Axel se habían sumido en los recuerdos, la nieve seguía cayendo, ella lloraba con quejidos y unas lágrimas silenciosas helaban las mejillas del muchacho.

-Perdóname -Sollozó Philippa. Un escalofrío recorrió su columna. Si por el frío o por la pena, no lo sabían; no importaba-. La querías mucho. Lo siento. Soy idiota.

Axel suspiró. Apenas sentía los dedos, enfundados en el abrigo, pero en un gesto lento los sacó para abrazar a su amiga, que quebraba la nevada. Eso era lo más parecido a 'no pasa nada'.

Nunca se olvidarían de Ebba. Ni ellos, ni nadie. Axel aún recordaba cuando citaba a Benedetti para darle un buenos días personal, sólo para él. Te quiero porque tu boca sabe gritar rebeldía. Y como después cargaba el café con tres cucharadas de azúcar y se excusaba diciendo que la vida ya era bastante amarga. Ebba se había ido entre las corrientes de aire, se había escapado con toda la alegría que les quedaba en el cuerpo y letras de los Beatles inacabadas.

-La nieve no va a borrar su rastro, Pippa –Musitó Axel, con una débil sonrisa.

Se separó de la chica y la miró. Aún llorando sin hacer ruido, parecía dispuesta a conseguir que eso fuera verdad. Que la nieve no se llevara a Ebba por completo.

La Harley arrancó de nuevo en ese lugar suyo de Oslo cuando la ventisca se hizo mayor a sus fuerzas. Cargada de recuerdos con heridas que esperaban al tiempo, para que no doliera al mirar.

30 de agosto de 2018

ALCANZAR LA FELICIDAD AHORA.


Imagina que hoy es el último día de tu vida.

No pierdas el tiempo sentado frente al computador utilizando el chat, los mensajes de email, y el celular para comunicarse con tus amigos y seres queridos.

ANDA YA A VISITARLOS

LA FATIGA EMOCIONAL Y CÓMO SUPERARLA


La fatiga en sí misma es un cansancio extremo o debilidad generalizada que se puede manifestar tanto de forma física como emocional. La física suele aparecer a medida que va avanzando el día, debido al cúmulo de tensiones a las que exponemos a nuestro cuerpo, en cambio la emocional es más perceptible en la mañana.

Quién no ha pensado alguna vez, al sonar el despertador, sólo de pensar todo lo que me queda por delante ya me hace sentir cansado; no me encuentro con ánimo de batallar con los demás hoy; siento que por más empeño que le pongo a lo que hago no me cunde como quisiera, etc. Este tipo de manifestaciones son consecuencia de la Fatiga Emocional.

Se trata de un cansancio emocional o agotamiento que suele venir asociado con sentimientos de angustia, estrés y depresión. A un nivel elevado se presentan problemas de atención y la sensación de que los pensamientos se van ralentizando cada vez más. Pero, ¿es posible combatirla?, o lo que es más importante ¿es posible prevenirla? La respuesta es Sí.

¿Cómo podemos prevenirla para que no llegue a asediarnos?
La mejor prevención siempre será aprender a gestionarnos emocionalmente de una manera saludable. ¿Eso cómo se hace? Cogiendo como guías nuestras propias emociones. Éstas nos servirán de brújula, mientras que las de sensaciones positivas nos indicarán que vamos por el camino adecuado, las de sensaciones más molestas nos dirán que algo debemos cambiar para acercarnos al equilibrio que buscamos.

¿Por qué fijarnos en las emociones y no en el pensamiento?
Ninguno son excluyentes, pero mientras que el pensamiento es algo que nos puede engañar, ya que ejercemos cierto control sobre él mediante nuestro sistema de creencias, las emociones se sobrevienen en nuestra mente de manera abrupta, son innatas. Yo no elijo de quien me enamoro, simplemente me enamoro. ¿Y por qué hablamos de sensaciones emocionales positivas o negativas y no de emociones positivas o negativas sin más? Porque todas las emociones son positivas, otra cosa es que sean agradables o no, pero todas nos están queriendo decir algo. Nuestro deber es averiguarlo.

¿Cómo combatimos la fatiga emocional cuando ya se ha convertido en nuestra compañera de viaje?
El primer paso siempre será reconocerla. Podemos pensar que no hay un motivo aparente, pero lo hay. Todo es consecuencia de algo: una decisión, un pensamiento, una mala gestión del tiempo, etc. Ejemplos que la desencadenan: preocupación excesiva, asuntos sin resolver, desorden mental, discusiones diarias, problemas en el trabajo a los que no se le ve salida, relaciones tóxicas, etc.

Una vez identificamos el origen de tal fatiga entonces nos tenemos que enfrentar a ella, una buena manera de hacerlo puede ser:

Calmar la mente. Ayudémonos de ejercicios de respiración, meditación, mindfulness, etc. Este tipo de ejercicios bajan el ritmo cardíaco y con ello nos empieza a invadir una sensación de paz y relajación muy placentera.
Dormir las horas suficientes. El ciclo del sueño no se puede ver alterado porque sino se desregula nuestra mente. Se necesitan ciertos hábitos diarios y dormir al menos ocho horas.
Hidratarnos bien. El agua es como la gasolina de nuestra mente. Beber dos litros al día y veréis que os sentís más serenos. Yo siempre recomiendo beberse al menos un buen vaso de agua nada más levantarse, ya que al llevar tantas horas durmiendo el cerebro está menos oxigenado, de este modo lo ayudaríamos a despertar de una forma mucho más activa y beneficiosa para el buen funcionamiento de los patrones mentales.
Realizar ejercicio físico, ayudará a eliminar toxinas y generará endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad.
Aprender a establecer prioridades. No se puede abarcar todo a la vez, establecer una lista de pequeñas metas alcanzables y abordarlas de una en una, favorecerá el aumento de la confianza al sentirnos reconfortados cada vez que vayamos consiguiéndolas.
Hay que saber decir no, establecer límites. Debemos ser el centro de nuestra vida, ni otras personas, ni el entorno, nosotros. ¿Nos convierte esto en egoístas? Por supuesto que no, para estar bien con los demás debemos primero estar bien con nosotros mismos.
Comunicarnos asertivamente, es decir, decir lo que pensamos y sentimos sin caer en conductas sumisas o reproches. Una buena comunicación es la solución a muchos malestares emocionales. Como digo en mi libro Emociones expresadas, emociones superadas, dejemos fluir las emociones.
¡Vale la pena intentarlo!

EL SOCIALISTA Y EL INGENIERO


Un hombre vuela en un globo, cuando de repente, se da cuenta que está perdido, entonces maniobra y desciende lentamente hasta divisar a una persona en medio del campo y le grita:

- ¿Disculpe, Podría usted ayudarme? ...He quedado en verme a las 2:00 p.m. con un amigo, llevo media hora de retraso y no sé dónde me encuentro.

- Claro que sí, le contesta el ingeniero.  Se encuentra usted en un globo de aire caliente flotando a unos treinta metros de altura, entre los 40 y 43 grados de latitud norte y entre los 58 y 60 grados de longitud oeste.

- ¿Es usted ingeniero, verdad?  pregunta el del globo.

- Sí, señor, lo soy... ¿cómo lo adivinó?

- Es simple, porque todo lo que ha dicho es técnicamente correcto, pero prácticamente inútil. 

Continúo perdido y voy a llegar tarde a mi cita porque no sé que hacer con su información.

- Y usted, ¿es socialista? pregunta el ingeniero.

- Sí señor. ¿Cómo lo supo?

- Es muy simple. Porque usted no sabe donde está, ni para dónde va, ha hecho una promesa que no puede cumplir y espera que otro le resuelva el problema...  De hecho, se halla exactamente en la misma situación en la que estaba antes de encontrarme, salvo que ahora, por alguna extraña razón... LA CULPA ES MIA !!!

DEBES ESTAR EN EL AHORA QUE ES DONDE ESTÁ LA VIDA

Los nostálgicos conjugan su vida en pasado, los idealistas en futuro, los indecisos en condicional y los sabios en presente.

La verdad es que a todos nos cuesta estar en el ahora que es donde está la vida; amar ahora, servir ahora y ser felices ahora.

Lo más común es viajar inútilmente al ayer con la culpa o el odio y viajar al mañana con la angustia y los miedos.

Sin embargo, la vida se escapa en el ahora y es funesto luchar con los recuerdos, los temores y las preocupaciones.

Amar aquí y ahora es lo que nos da paz y nos libra de estar asediados por los miedos y las memorias que anulan.

Desaprovechar el instante es perder la vida y tener que confesar con un personaje de Shakespeare: “Malgasté el tiempo, y ahora el tiempo me malgasta a mí”.

Con una gran confianza en el Padre deja de angustiarte y pon en sus manos tu existir sin dudas ni temores.

Él vela por nosotros y, suceda lo que suceda, todo, incluso eso que llamamos males, nos une a Él. Cree y no sufras amedrentado.

29 de agosto de 2018

QUÉ HACER CUANDO SU HIJO PREGUNTA SOBRE LA MUERTE


Su hijo de seis años le pregunta: “¿Tú te vas a morir algún día, papá?”. La pregunta lo toma por sorpresa, y piensa: “¿Tendrá mi hijo edad suficiente para entender la respuesta? ¿Qué puedo decirle?”.*

LO QUE DEBE SABER
Aunque no lo parezca, los niños piensan en la muerte. De hecho, algunos tienen videojuegos en los que los personajes mueren. Por eso, la muerte no debe ser un tema prohibido en casa. Si su hijo le hace una pregunta sobre el tema, no se alarme. No es malo hablar de vez en cuando de la muerte; eso le enseñará a su hijo cómo reaccionar en caso de que fallezca un ser querido.

No piense que hablar de la muerte asustará a su hijo; al contrario, lo ayudará a sentir menos miedo. Claro está, primero quizás sea necesario corregir algunas ideas equivocadas que pudiera tener. Por ejemplo, algunos expertos dicen que los niños menores de seis años no ven la muerte como algo permanente. Cuando juegan, los niños pueden “morir” en un momento y en otro, “volver a la vida”.

No obstante, al ir creciendo, los niños van entendiendo mejor el verdadero significado de la muerte, lo cual puede hacer que les surjan dudas, se preocupen o hasta tengan miedo, sobre todo si un ser querido ha fallecido; por eso es tan importante hablar del tema. Marion Haza, especialista en salud mental, dice: “El tema de la muerte puede comenzar a angustiar a un niño si cree que está prohibido hablar de él en casa”.

No se preocupe demasiado sobre qué decir. Según un estudio, lo que los niños quieren es “que les digan la verdad con delicadeza”. Además, puede estar seguro de que si su niño le hace preguntas sobre la muerte, es porque ya está listo para recibir las respuestas.

LO QUE PUEDE HACER
Hable sobre la muerte siempre que surja la oportunidad. Si su hijo ve un pájaro muerto en la carretera o si muere su mascota, hágale preguntas sencillas que lo animen a hablar. Podría decirle, por ejemplo: “¿Crees que esté sufriendo? ¿Tendrá frío o hambre? ¿Cómo sabes si un animalito o una persona están muertos?”. (Texto clave: Eclesiastés 3:1, 7.)

No le oculte la verdad. Si un amigo o un familiar mueren, no use eufemismos ni expresiones que pudieran confundir a su hijo. No diga “se ha marchado”, pues su hijo podría entenderlo literalmente y pensar que regresará pronto. Mejor use palabras sencillas pero directas. Por ejemplo, podría decir: “Cuando murió tu abuelita, su cuerpo dejó de funcionar. Ya no podemos hablar con ella, pero nunca la olvidaremos”. (Texto clave: Efesios 4:25.)

Su hijo podría pensar que la muerte es contagiosa; dígale que no hay razón para temer.
Asegúrese de que entienda que él no tiene la culpa. Quizás a su hijo le preocupe haber dicho o hecho algo que provocara la muerte de la persona. No basta con decirle que no es su culpa. Pregúntele: “¿Por qué crees que fue tu culpa?”. Escúchelo con atención y no minimice sus sentimientos. Por otro lado, su hijo podría pensar que la muerte es contagiosa; dígale que no hay razón para temer.

Anímelo a expresarse. Si muere un amigo o un familiar, hable abiertamente de él, incluso si su hijo no lo conocía. Puede compartir recuerdos o contarle alguna historia graciosa del tío, la tía, la abuela... Cuando su hijo lo oiga hablar de ellos se dará cuenta de que no tiene nada de malo. Ahora bien, si él no quiere hablar del tema, no lo obligue; ya habrá otras oportunidades. Elija el momento más conveniente. (Texto clave: Proverbios 20:5.)

Los capítulos 34 y 35 del libro Aprendamos del Gran Maestro ayudarán a sus hijos a descubrir lo que dice la Biblia sobre la muerte.
Aunque hablaremos de un niño, los consejos de este artículo también son útiles para hablar con las niñas.

TEXTOS CLAVE
“Hay [...] tiempo de callar y tiempo de hablar.” (Eclesiastés 3:1, 7)
“Hable [con la] verdad cada uno de ustedes.” (Efesios 4:25)
“Los pensamientos de una persona son como agua en un pozo profundo, pero el hombre entendido sabe cómo sacarlos.” (Proverbios 20:5,)

COSAS QUE ES NECESARIO HABLAR
Si un ser querido fallece, su hijo podría sentir un miedo excesivo a la muerte. ¿Cómo puede ayudarlo? Asegurándose de que entienda lo siguiente:
Él no va a morir.
Si algo le pasa a usted, no quedará abandonado; recibirá el cuidado de sus familiares.
Las personas que mueren han dejado de sufrir.
La persona que ha fallecido no será olvidada. Dígale algo como: “Aunque ya no puedas ver a tu abuelita, siempre la llevarás en tu corazón”.
Pero sobre todo, recuerde que no decir nada a su hijo no disminuirá su ansiedad. Al contrario, le dará la oportunidad de echar a volar la imaginación.

PETICIONES A LA SANTA MADRE LAURA MONTOYA

Oración a la Santa Madre Laura Montoya
Dios misericordioso, que prodigaste tu amor y tus dones a Santa Laura Montoya, haciendola fiel discipula de tu Hijo y misionera de los mas pobres; concédenos, por su intercesión que, movidos por la fuerza de tu Espíritu, anunciemos a todos el evangelio, alcancemos el don de la paz y si es tu voluntad, encontremos ayuda en nuestra necesidad .

Amén.

Oración para todos los días.
Padre Eterno que creaste a Santa Laura de Santa Catalina de Siena, Hijo de Dios que la redimiste con tu sangre preciosa, Espíritu Santo que la enriqueciste con tus preciosos dones, oh, Augusta Trinidad: Humildemente postrados ante tu divina presencia, te suplicamos, por intercesión de Santa Laura, nos concedas el remedio de estas necesidades.

Así mismo te pedimos la gracia de vivir toda nuestra vida a la luz del Evangelio, siguiendo el ejemplo de la Santa Madre Laura, de tal manera que con nuestro testimonio de amor a Dios y de generosidad con nuestros hermanos, atraigamos a muchos a una viva experiencia de Dios, que es Padre de todos.

Te lo pedimos por Jesucristo tu Hijo que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

Amén.

COMO REENERGIZARTE DE FORMA RÁPIDA

La respiración es uno de nuestros mecanismos vitales y mantiene constantemente conectados nuestro cuerpo y nuestra mente. Sin embargo, nos resulta tan automático y su funcionamiento es tan inconsciente que solo tomamos real noción de su importancia en situaciones puntuales, como cuando nos atoramos, hacemos ejercicio físico o nos sumergimos en el agua.

Si tomamos conciencia de ella podremos reconocer que seguramente respiremos sin utilizar toda nuestra capacidad. Quizás encontremos que lo hacemos de manera breve, entrecortada y superficial con nuestro pecho, pero ese hábito puede mejorarse para aprender a llevar a todo nuestro cuerpo aire fresco y renovado. Ahora podrás aprender algunos ejercicios respiratorios del yoga que se conocen como “Pranayama“, que te ayudarán a concentrar el “prana“, es decir, la energía vital, contenida en la respiración, para calmar la mente, limpiar los canales energéticos, sanar el cuerpo y reenergizarte rápidamente.

1. Kapalbhati
Para hacer esta técnica mantén los ojos cerrados y siéntate cómodamente con las piernas cruzadas en posición de loto. Inhala profundamente de manera relajada y, al exhalar, contrae los abdominales como si quisieras pegar tu ombligo con la columna vertebral. Vuelve a inspirar de manera relajada y natural.

Haz cuatro ciclos de 20 ó 30 inhalaciones y exhalaciones en total. Esta técnica ayuda a clarificar la mente, favorecer la concentración, limpiar las vías respiratorias, eliminar impurezas, estimular el metabolismo del cuerpo, y fortalecer el abdomen.

No es recomendable en casos de embarazo, hipertensión o enfermedades pulmonares y/o cardiovasculares.

2. Nadi Shodan
Para realizar esta técnica, siéntate con las piernas cruzadas en posición de loto, y cierra tus ojos. Mantén tu palma izquierda en el muslo izquierdo con el pulgar y el índice juntos. Ahora coloca tu pulgar derecho en el lado derecho de la nariz y tus dedos anular y meñique, en la fosa nasal izquierda. Tu dedo índice y medio pueden tocar ligeramente tu entrecejo.

Cierra ahora la fosa nasal derecha con el pulgar y exhala por la fosa nasal izquierda, contando ocho tiempos. Sin mover tus dedos, inhala a través de el mismo orificio que exhalaste, también en ocho tiempos. Ahora cierra la fosa nasal izquierda, abre y exhala por la fosa derecha, en ocho tiempos.

Inhala por la fosa nasal derecha. Cierra la fosa derecha con el pulgar y exhala por la izquierda. Baja la mano derecha y colócala sobre tu muslo derecho.
Esta técnica calma la mente, equilibrando el hemisferio derecho e izquierdo del cerebro. Además, funciona para ayudar a sanar problemas circulatorios y respiratorios.

3. Bhramri
Para realizar esta técnica de respiración, siéntate de manera cómoda y cierra los ojos. Con los pulgares cierra tus oídos, colocando tus dedos índices en la izquierda del rostro y los otros tres dedos ligeramente sobre tus párpados. Ahora inhala profundamente y, al exhalar, haz el sonido del zumbido de una abeja, intentando prolongarlo tanto como puedas. Luego, inhala de nuevo y continua. Hazlo de 5 a 10 minutos.

Cuando realices este ejercicio procura que tu mandíbula se encuentre relajada y los labios estén un poco cerrados para que puedas sentir y escuchar la vibración expandiéndose por todo tu cuerpo.

Esta técnica te ayudará a calmar la mente, aliviar el dolor de la cabeza, mejorar la concentración y ganar confianza en ti mismo.

4. Ujjaii
Para hacer esta técnica, siéntate con las piernas cruzadas, intentando mantener en una misma línea la columna y tu cabeza. Inhala profundamente por la garganta, contrayendo los músculos de la parte posterior de la glotis (que está en la base del cuello). Verás que, al realizarse la respiración en la garganta, el aire que entra por la nariz generará un sonido similar a un silbido al llegar a la laringe. Expira lentamente.

Esta técnica desarrolla la capacidad pulmonar, ayuda a eliminar el estrés y a enfocar la mente, contribuye a la salud de las glándulas, y ayuda a desacelerar el envejecimiento llevando a todos los órganos aire renovado.

La mente es como un cometa, y la respiración es como el hilo que lo sostiene. Para que la mente se eleve la respiración debe ser prolongada.

UN AÑO NUEVO NO TRAE NADA DISTINTO A LO QUE TU SIEMBRAS


¿Cómo vas este año? ¿Qué estás haciendo para cambiar y evitar que todo siga igual que en año anterior o peor?

No seas de aquellos que al fin del año pasado dijeron: “Vamos a ver qué me trae el nuevo año y qué me da la vida”.

Un año no trae nada distinto a lo que tu siembres y la vida tampoco te da nada, eres tú quién debes darle algo a la vida.

Tú eres el artífice de tu propio destino, tú creas tu realidad con tu actitud, y creas con base en lo que crees.

Es increíble ver como las personas siguen planes o programas en sus trabajos y no en su vida personal.

Si aplicas a tu vida lo que debes seguir en tu empresa, entonces verás cómo cambias, mejoras y los que amas te felicitan.

Hoy que se habla tanto de coaching y sobran los expertos en eso, muchas veces sin serlo, toma de allí lo mejor.

O sea, la disciplina, la pasión, el trabajo en equipo, el optimismo y la perseverancia de los buenos deportistas. Eso es lo que vale.

CREES QUE SUFRES LO PEOR, PERO HAY MILLONES EN SITUACIONES MÁS HORRIBLES Y DEPLORABLES


Cuentan de un sabio que un día tan pobre y mísero estaba, que solo se sustentaba de unas hierbas que cogía.

¿Habrá otro, entre sí decía, más pobre y triste que yo?; y cuando el rostro volvió, halló la respuesta viendo que otro sabio iba cogiendo las hierbas que él arrojó.

Estos versos de Calderón de la Barca, 1600-1681, son un hermoso ejemplo de cómo se condensa una historia en una breve poesía.

La lección es sabia, cuando crees que sufres lo peor, hay millones en situaciones más horribles y deplorables.

Por eso dijo alguien: Dejé de lamentarme por no tener zapatos cuando vi a alguien muy feliz que no tenía pies.

Cierto día le escuché a Carlos Barrera, un gran amigo cuadripléjico y que jamás se queja, este profundo pensamiento:

“Sufrimos demasiado con lo poco que nos falta y gozamos muy poco con lo mucho que tenemos”; además no agradecemos ese mucho.

Date el gran obsequio de valorar lo pequeño y lo grande, de valorar lo más insignificante y destierra las quejas de tu vida. Da gracias sin cesar.

28 de agosto de 2018

EL VALOR DE UN MARIDO


Humor

Tres operarios limpian las ventanas en lo alto de un rascacielos.

Uno de ellos tiene diarrea y necesidad de ir urgentemente al baño y decide bajar del andamio,

Mientras está en el baño, un viento fortísimo azota el  edificio y hace precipitar al vacío a sus dos compañeros, quienes se estrellan contra el pavimento...

Esa misma noche, nuestro amigo, que no tiene consuelo por lo ocurrido, acude con su esposa al velatorio de sus compañeros y trata de dar ánimo a las viudas...
pero no encuentra suficientes palabras de aliento.

De pronto irrumpen en la sala dos señores muy circunspectos, que preguntan por las viudas y se dirigen a ellas:

.- Señoras: el seguro previsto por la empresa de siniestros...
Se trata de un cheque por 1.250.000,00 EUROS para cada una de ustedes.

.-Tengan los cheques y reciban nuestras más profundas condolencias.

La esposa de nuestro amigo mira anonadada la escena y se dirige a su marido y le dice:

*"-¡Claro!*
*Y el señoritoooooo... ¡¡en el baño!!"*

APRENDE A ACEPTAR Y AFRONTAR LO QUE SE VIVE CON ÁNIMO, CORAJE, PACIENCIA Y PAZ EN EL ALMA


Víctor Frankl estudió en la Universidad de Viena y se especializó en neurología y psiquiatría.

En 1942 fue deportado a un campo de concentración con su esposa y sus padres.

Estuvo preso tres años y fue liberado en 1945.

Sobrevivió, pero su esposa y sus padres fallecieron. En 1945 escribió su famoso libro El hombre en busca de sentido.

Ahí describe la vida en un horrible campo nazi y afirma: "Aún en condiciones inhumanas se puede hallar una razón para vivir, basada en lo espiritual".

El libro de Frankl conmueve y muestra el tremendo poder del espíritu para superar lo peor con una fe firme, amor y espiritualidad.

La adversidad se vence con resiliencia y eso implica aceptar y afrontar lo que se vive con ánimo, coraje, paciencia y paz en el alma.

Lee el estupendo libro de Frankl y valora lo espiritual, pero no con un Dios lejano, sino como tu amado siempre presente.

MÉTODO JAPONÉS PARA CURAR ENFERMEDADES A TRAVÉS DE LOS DEDOS

La medicina occidental tradicional todavía no encuentra respuesta para muchas enfermedades y dolencias que sufre el ser humano. Asimismo, está basada en el consumo de pastillas y otras sustancias fabricadas con un sinfín de productos químicos, que en muchos casos tienen efectos secundarios severos.

Es por esto que muchas personas se inclinan a formas de curación alternativas, buscando métodos que resulten más saludables y que le traigan menos efectos negativos al organismo. Hoy quiero hablarte de un procedimiento japonés para curar las dolencias a través de la estimulación de los dedos de las manos.

Según este método, los dedos se encuentran relacionadas con un número de emociones específicas, y estas emociones están conectadas con órganos del cuerpo.

El secreto de la buena salud, al alcance de tu mano.

El método consiste en mantener la presión sobre el dedo que corresponde a la emoción-dolencia sufrida durante 5 minutos como máximo, para iniciar el proceso de curación. Mientras ejerces presión, debes respirar de forma profunda y lenta, siendo consciente de esa respiración. Al pasar los 5 minutos, debes masajear la misma zona en ambas manos.

A continuación, una sencilla guía de los dedos de la mano de acuerdo a la emoción y el órgano que son capaces de sanar:

El pulgar está relacionado con los brazos y el estómago, así que si sientes dolores de cabeza o estómago, nerviosismo o si tienes problemas en la piel está es la zona indicada.

Las emociones que corresponden son depresión y ansiedad.
El dedo índice tiene que ver con la confusión, y controla los riñones y la vejiga. Ejerce presión en él si tienes dolores musculares y de espalda o problemas digestivos.
El dedo medio se conecta con la irritabilidad y la ira, siendo afectados el hígado y la vesícula. Si padeces de migraña, dolores menstruales, cansancio y problemas de la circulación, tu problema reside aquí.

El dedo anular se relaciona con el miedo y la tristeza, afectando los pulmones y el intestino grueso. Estimúlalo si sufres de enfermedades respiratorias y de la piel.
Por último, el dedo meñique controla la ansiedad y los nervios, relacionándose con el corazón y el intestino delgado. Este es el punto que debes presionar si sufres de dolor de garganta y problemas en el corazón y los huesos

NO CREO EN HECHIZOS, ME ACEPTO COMO SOY Y ESTOY FELIZ

Había una vez un rey sabio que reinaba con honestidad, justicia y amor, y hallaba paz y felicidad al cuidar su hermoso jardín.

Decía que las personas eran como las plantas y que, si eran tratadas con amor, daban buenos frutos al podar los vicios.

Un hada malvada envidiaba la felicidad que él tenía e irradiaba, y en una noche oscura maldijo las plantas del jardín.

Con el tiempo el rey vio que árboles y arbustos se estaban marchitando e invocó a una hada buena que fue con él al jardín y hablaron con las plantas.

Resulta que el roble quería ser ya como la ceiba, el pino como el abedul, y el sauce deseaba las flores del guayacán.

La rosa soñaba con ser girasol, y los anturios y las margaritas anhelaban tener el color de las bromelias y la forma de las orquídeas.

Solo un humilde y naciente lirio estaba radiante y lleno de vida. Le preguntaron por qué y dijo: No creo en hechizos, me acepto como soy y estoy feliz.

El hada deshizo el hechizo y le dijo al Rey: Majestad. Haz que esto se sepa en todo el reino porque las personas deben aprender a aceptarse y aceptar.

27 de agosto de 2018

EL MAYOR MAL ES LA FALTA DE AMOR


Sabiduría de Santa Teresa de Calcuta: "La mayor enfermedad hoy día no es la lepra o el cáncer, es no sentirse amado.

El mayor mal es la falta de amor, la indiferencia con quien vive al lado de la calle, asaltado por la explotación, la corrupción, la pobreza y la enfermedad.

La paz y la guerra empiezan en el hogar. Si quieres que haya paz, empieza por amar en el seno de tu propia familia. 

El fruto del silencio es la oración.
El fruto de la oración es la fe.
El fruto de la fe es el amor.
El fruto del amor es el servicio.
El fruto del servicio es la paz.

Cuanto menos poseemos, más podemos dar. Parece imposible, pero no lo es. Esa es la interesante lógica del amor.

Sé bien y lo saben cada una de mis hermanas, que lo que realizamos es menos que una gota en el océano. 

Pero si la gota le faltase, el océano carecería de algo. No demos solo lo que sobra o lo superfluo, demos nuestro corazón. 

Para su noble misión Madre Teresa de Calcuta encontró fuerzas en la constante relación de amor que mantenía con Dios en lo íntimo de su ser.

COMO CURAR NUESTRO NIÑO INTERIOR


El análisis sobre el niño interior, hace que muchas veces revuelvan cosas pasadas, olvidadas, pero que al salir a la luz, luego del mal trago por traerlo al presente, logran aceptarlo, perdonarlo, y encarar la adultez de otra manera, es una forma de identificar sus heridas y tratar de sanarlas.

Toda persona reconoce a éste niño porque cuando uno se encuentra con alguien de la infancia, surge y vuelve a sentir los sentimientos aquellos que ya sintieron, se ríe a carcajadas o sienten antipatía por alguien, aunque haya pasado tanto tiempo, y seguramente también sea adulto como uno, esos sentimientos no cambian. Se ve reflejado mucho en las reuniones de ex alumnos, o ex compañeros del club, se vuelve a sentir esas cosas de cuando eran chicos.
Esta terapia tiene resultados positivos, logran cambiar sus comportamientos hacia ciertas cosas, y el psicólogo recomienda que una vez que hayan encontrado su niño interior, no lo abandonen, que dialoguen con él diariamente, para una vida adulta sana.

De acuerdo con John Bradshaw, autor de “De vuelta a casa: Recuperación y defensa de su Niño Interior,” el proceso de curación de su Niño Interior Herido pasa por estos siete pasos:

1. Confiar
Para que su Niño interior herido pueda salir de su escondite debe ser capaz de confiar en que usted estará allí para él. Su Niño interior también necesita un aliado que le de apoyo para superar su abandono, la negligencia, el abuso y el enredo sufrido. Esos son los primeros elementos esenciales del dolor original.

2. Aceptar
Si usted todavía está inclinado a minimizar y / o racionalización de que manera fue avergonzado, ignorado necesita ahora a aceptar simplemente el hecho de que estas cosas realmente le hirieron. Sus padres no estaban mal, sus Niños también estaban heridos simplemente.

3. Shock
Si todo esto es terrible para ti, eso es genial, porque el shock es el comienzo del duelo. Después del shock viene la depresión y la negación a continuación.

4- La ira
Está bien estar enojado, incluso si lo que le hicieron no fue con intención de herir. De hecho, tienes que estar enojado si quieres sanar tu Niño Interior Herido. No significa que tengas que gritar y gritar (aunque es posible). Es normal sentirse enojado cuando se siente el maltrato. Sé que mis padres hicieron lo mejor que como adultos con sus Niños Heridos podían hacer.

Pero también soy consciente de que esto me hirió profundamente y que ha tenido consecuencias perjudiciales para mí en mi vida. Lo que esto significa es que ahora tengo la responsabilidad detener lo que estoy haciéndome a mí mismo y a los demás. No voy a tolerar la disfunción absoluta y el abuso que dominaba mi sistema familiar.

5. Tristeza
Después de la ira viene la tristeza. Si fueron víctimas, debemos lamentar la traición. También debemos lamentar lo que podría haber sido nuestros sueños y aspiraciones. Debemos lamentar nuestras necesidades de desarrollo insatisfechas.

6. Remordimiento
Cuando nos afligimos por alguien que ha muerto, el remordimiento a veces es intenso, por ejemplo, tal vez nos hubiera gustado haber pasado más tiempo con la persona fallecida. Sin embargo, en duelo del abandono de la infancia, debemos ayudar a su Niño Interior herido a ver que no había nada que él pudiera haber hecho diferente, que su dolor proviene de lo que pasó con él, no es de él.

7. Soledad
Los sentimientos más profundos de dolor son la vergüenza tóxica y la soledad. Estábamos avergonzados por el abandono de nuestros padres. Nos sentimos mal, como si estuviéramos contaminados o infectados. Y esa vergüenza conduce a la soledad. Dado que nuestro Niño Interior se siente deficiente y defectuoso, tiene que ocultar su verdadero yo con una adaptación falsa. Después se identifica a sí mismo con su falso yo. Su verdadero yo se queda solo y aislado.
Esta última capa de sentimientos dolorosos es la parte más difícil del proceso de duelo. Es difícil mantenerse en ese nivel de la vergüenza y la soledad, pero a medida que entramos en estos sentimientos, podemos superarlos. Nos encontramos con el Niño que ha estado en la clandestinidad. Al abrazar nuestra vergüenza y soledad, comenzamos a tocar nuestro verdadero ser.

COMO EVITAR QUE SU HIJO SE CONVIERTA EN UN NIÑO PROBLEMA

Estos son algunos consejos prácticos que puede tener en cuenta a la hora de evitar que su hijo se convierta en un niño problema:

Los padres deben ejercer disciplina y control sobre sus hijos. Ser padre significa precisamente eso: ayudar a sus hijos a hacerse cargo paulatinamente de su vida.

No pierda la calma: ante un episodio de desobediencia hay que enfrentar con firmeza la situación y dejarle muy claro al niño lo que quiere que él haga.

Cuando fije normas, recuerde que deben ser razonables. Verifique que el niño las entienda antes de ponerlas en práctica. Defina claramente las conductas permitidas y aquellas que no se pueden tolerar. Comuníqueselas de manera sencilla y comprensible para la edad de sus hijos.

Hágalo cumplir horarios. Una de las primeras cosas que se deben hacer con un niño problemático, es ponerle metas o rutinas para que logre crear un grado de responsabilidad y disciplina. Despertarse, comer o estudiar a una hora específica ayudará a cumplir este punto.

Explíquele que las actitudes negativas tienen consecuencias. Si fue grosero o si realizó una actividad de forma inadecuada, es importante que lo reconozca. Además, los niños deben saber manejar el sufrimiento y la frustración. Para la psicóloga Claudia Botero es importante que los padres muestren sus emociones frente a los menores y que les enseñen a manejarlas y a entender que hacen parte de la vida.

Sea claro y directo a la hora de poner normas. Los límites en los niños son de total relevancia para evitar que este se salga de control. Incluso, los padres pueden crear contratos con ellos para que entiendan de manera clara hasta qué punto llegan sus libertades: un ejemplo de ello son las normas a la hora de entregarles un celular: que entiendan lo que pueden y lo que no pueden hacer los ayudará a obedecer las órdenes.

Explique el porqué de las normas y límites. También permítale aportar sus propias ideas pues así el niño desarrolla autodisciplina y autocontrol y no solo obediencia, dos aspectos cruciales para prevenir niños problema.

EnPazyArmonia