Gracias por su visita.

19 de junio de 2018

RECORDANDO A DRUCKER


Lo normal es que el mundo gerencial esté dividido en docenas de tribus enfrentadas entre sí: teóricos contra pragmáticos, académicos retirados contra gurús que acaparan el público, entusiastas de la “gerencia científica” y entusiastas de una tendencia más “humanista”. Pero este ha sido un mes de reconocimiento mutuo: los líderes de las diversas tribus gerenciales se han reunido para conmemorar el centenario del nacimiento de Peter Drucker, un hombre que se suele considera el “padre de la gerencia moderna”, así como el “pensador gerencial más importante del mundo”. Las celebraciones tuvieron lugar en todo el mundo, especialmente en Viena, país donde nació Drucker, el sur de California, donde pasó sus años dorados, y China, donde está ejerciendo una creciente influencia.

¿Por qué Peter Drucker continúa disfrutando de tanta estima? El negocio de asesoría gerencial es uno de los más exitosos del siglo pasado. Cuando Drucker empezó a pensar en el tema hacia los años cuarenta, no se trataba más que de una pequeña laguna. Pero, hoy en día, se ha convertido en las Cataratas del Niágara. La industria de consultoría producirá US$ 300 mil millones este año. Por otra parte, los libros de gerencia están normalmente entre los más vendidos. Los gurús gerenciales ganan US$ 60 mil por conferencia. El problema es que la gente no se fía mucho de la gerencia.

De hecho, la industria de asesoría gerencial ha sido desde siempre presa de farsantes y fraudes. Esta es la razón por la que los representantes de esta industria sufren de una severa crisis de identidad. Pero Peter Drucker es el antídoto a esta crisis. Drucker era un verdadero intelectual. Se codeó con intelectuales de la talla de Wittgenstein. Además, estuvo a la cabeza de la industria durante más de sesenta años. Siempre estaba tratando de relacionar los retos del día a día comercial con grandes tendencias sociales y económicas, tales como el surgimiento de los “trabajadores del conocimiento” y el resurgimiento de Asia.

Pero Drucker era más que el antídoto de la crisis de identidad. También era el apóstol de la gerencia. Sostenía que la gerencia era uno de los motores fundamentales del progreso humano. Incluso consideraba que la gerencia científica era la “contribución más duradera e importante de los EUA a Occidente, después de las ideas “federalistas”. Pero la razón más importante del continuo interés en Drucker es que sus escritos siguen siendo relevantes. Al leer el Concepto de corporación, publicado en 1946, no sólo salta a la vista la precisión con la que vio el futuro sino, además, lo parecidos que eran los problemas gerenciales de entonces a los de ahora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

EnPazyArmonia