Gracias por su visita.

9 de junio de 2018

NO ES LA GENTE SANA LA QUE NECESITA MÉDICO, SINO LOS ENFERMOS


En cierta ocasión Jesús vio a un hombre llamado Mateo en su puesto de cobrador de impuestos y le dijo: “Sígueme”. Mateo se levantó y lo siguió.

Como Jesús estaba comiendo en casa de Mateo, un buen número de cobradores de impuestos y otra gente pecadora vinieron a sentarse a la mesa con Jesús y sus discípulos.

Los fariseos al ver esto decían a los discípulos: ¿Cómo es que su Maestro come con cobradores de impuestos y pecadores?

Jesús los oyó y dijo: No es la gente sana la que necesita médico, sino los enfermos. Aprendan lo que significa esta palabra de Dios: Me gusta la misericordia más que las ofrendas.

Hasta acá el texto bíblico que enseña mucho y que encuentras en el evangelio del mismo San Mateo en el capítulo 9, 9-13.

Sé consciente de que los fariseos eran “los buenos” del tiempo, los que oraban, ayunaban, diezmaban y leían los textos sagrados.

¿De qué les servía si juzgaban a los demás? En su ego espiritual ellos eran los puros y los demás eran los pecadores.

Bien, ojalá nos ponga a pensar y cambiar ya que cualquier parecido con la realidad actual de bastantes “buenos” o creyentes no es simple coincidencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

EnPazyArmonia