Gracias por su visita.

27 de mayo de 2018

FRASES Y PENSAMIENTOS DE CARL GUSTAV JUNG


Carl Gustav Jung (1875-1961), fue un psiquiatra suizo y autor prolífico que en los primeros tiempos de su práctica clínica quedó impresionado por las teorías de Freud y el Psicoanálisis. Posteriormente se distanció de él y realizó trabajos originales sobre la teoría de la personalidad, fundando su propia escuela psicológica, denominada Psicología Individual.

Citas Carl Gustav Jung
Tu visión devendrá más clara solamente cuando mires dentro de tu corazón… Aquel que mira afuera, sueña. Quién mira en su interior, despierta.

El conocimiento descansa no solo sobre la verdad sino también sobre el error.

No existe idioma que no pueda ser mal interpretado. Cada interpretación es hipotética, ya que es un simple intento de leer un texto desconocido.

Si uno no entiende a otra persona tiende a considerarlo un loco.

La vida y el espíritu son dos grandes poderes o necesidades entre los que el ser humano es puesto.

Si no fuera un hecho de experiencia que los valores supremos residen en el Alma, la Psicología no me interesaría en lo más mínimo, ya que el Alma no sería entonces más que un miserable vapor.

No podemos cambiar nada sin antes comprender. La condena no libera, oprime.

La gente podrá hacer cualquier cosa, no importa cuán absurda, con el fin de evitar enfrentar su propia alma.

No puede haber una transformación de la oscuridad a la luz y de la apatía en movimiento sin emociones.

No debemos pretender comprender el mundo sólo por el intelecto. El fallo de la inteligencia es sólo una parte de la verdad.

Un zapato que se adapta a una persona, puede quedar mal en otra. No existe una receta para vivir que se adapte a todos.

Los niños son educados por lo que hace el grande y no por lo que dice.

No podemos vivir el atardecer de la vida con el mismo programa que la mañana, pues lo que en la mañana era mucho, en el atardecer será poco, y lo que en la mañana era verdadero, en la tarde será falso.

Yo no soy lo que me sucedió, yo soy lo que elegí ser.

Nacimos en un momento dado, en un lugar determinado y, al igual que añades los años a un vino, tenemos las cualidades del año y de la temporada de la que nacemos. La astrología no reclama nada más.

La emoción es la principal fuente de los procesos conscientes. No puede haber transformación de la oscuridad en luz ni de la apatía en movimiento sin emoción.

Todo lo que nos irrita de otros nos lleva a un entendimiento de nosotros mismos.

El inconsciente no es algo malo por naturaleza, es también la fuente de bienestar. No sólo oscuridad sino también luz, no sólo bestial y demoníaca, sino también espiritual y divina.

Muéstreme un Ser Humano sano y yo lo curaré para Usted.

Aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de sus vidas, fuerzan a la conciencia cósmica a que los reproduzca tantas veces como sea necesario para aprender lo que enseña el drama de lo sucedido. Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma.

El vino de la adolescencia no siempre aclara según pasan los años, a veces se vuelve turbio.

Cuando los conflictos más intensos, se superan, dejan una sensación de seguridad y tranquilidad de que no se perturba fácilmente. Son sólo estos intensos conflictos y su conflagración lo que se necesita para producir resultados valiosos y duraderos.

La cosa más aterradora es aceptarse a sí mismo por completo.

El hombre que no percibe el drama de su propio fin no está en la normalidad sino en la patología, y tendría que tenderse en la camilla y dejarse curar.

El pequeño mundo de la niñez con su entorno familiar es un modelo del mundo. Cuanto más intensamente le forma el carácter la familia, el niño se adaptará mejor al mundo.

Un hombre que no ha pasado a través del infierno de sus pasiones, no las ha superado nunca.

El péndulo de la mente alterna entre sentido y sin sentido, no entre el bien y el mal.

A través del orgullo nos engañamos a nosotros mismos.

El hombre sano no tortura a otros, por lo general es el torturado el que se convierte en torturador.

Todas las obras del hombre tienen su origen en la fantasía creadora. ¿Qué derecho tenemos entonces a la amortización de la imaginación?

La función principal de los sueños es intentar restablecer nuestro equilibrio psicológico.

Todo depende de cómo vemos las cosas y no de cómo son en realidad.

Sin jugar con la fantasía nunca ha nacido ningún trabajo creativo. La deuda que tenemos a la obra de la imaginación es incalculable.

Si existiera algo que quisiéramos cambiar en los chicos, en primer lugar deberíamos examinarlo y observar si no es algo que podría ser mejor cambiar en nosotros mismos.

El inconsciente es la historia de la humanidad desde los tiempos inmemoriales.

Cuando el amor es la norma, no hay voluntad de poder, y donde el poder se impone, el amor falta.

El encuentro de dos personalidades es como el contacto de dos sustancias químicas: si hay alguna reacción, ambas se transforman.

Un hombre que no ha pasado a través del infierno de sus pasiones, no las ha superado nunca.

Tu visión devendrá más clara solamente cuando mires dentro de tu corazón… Aquel que mira afuera, sueña. Quién mira en su interior, despierta.

Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad.

No podemos cambiar nada hasta que no lo aceptemos. La condena sólo nos oprime.

El espíritu le da significado a su vida, y la posibilidad de su más grande desarrollo. Pero la vida es esencial para el espíritu, ya que su verdad no es nada si no puede vivir.

La libertad se extiende sólo hasta los límites de nuestra conciencia.

Cuanto mayor es la multitud, más insignificante de la persona.

Sólo un necio está interesado en la culpa de los demás, puesto que no puede cambiarla. El sabio aprende sólo de su propia culpa. Se preguntará a sí mismo: ¿quién soy puesto que todo esto me está ocurriendo? Para encontrar la respuesta a esta pregunta destinal, mirará en su propio corazón.

Desde la mitad de la vida hacia adelante, solo permanece vital aquel que está preparado para morir con vida.

Hasta que no te hagas consciente de lo que llevas en tu inconsciente, éste último dirigirá tu vida y tú le llamarás destino.

El sueño surge de una parte de la mente desconocido para nosotros, pero no por ello menos importante, y tiene que ver con los deseos para el día que se aproxima.

Las cosas más pequeñas con un sentido valen más en la vida que las cosas más grandes sin él.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia