Gracias por su visita.

11 de mayo de 2018

EL EJEMPLO DE UN ENAMORADO DE LA NATURALEZA

Alguna vez le preguntaron a Charles Darwin a qué atribuía sus extraordinarios logros científicos.

El investigador inglés era un ser muy modesto, no se creía superior a otros y afirmó sereno:
“Mis hallazgos se deben a una gran capacidad de observación y a mi fascinación casi infantil por la naturaleza.

También a un trabajo metódico, una mente abierta, mucha reflexión, paciencia y laboriosidad”.

Lo curioso en que sus maestros en la escuela lo veían como “un niño por debajo del estándar común en su intelecto”.

Darwin perdió a su madre a los ocho años y a esa edad era ya un enamorado de la naturaleza.

A los 20 años era un explorador en el buque Beagle y a los 40, en 1859, publicó El origen de las especies.


Igual que en otros “genios” sus logros eran más un fruto de la transpiración que de la inspiración.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

EnPazyArmonia