Gracias por su visita.

3 de septiembre de 2017

LA GENTE NO QUIERE IR A TRABAJAR

La gente no quiere ir a trabajar, contrario a lo que indica el espeso tráfico de la mañana. Me lo reveló sin darse cuenta una amiga que, aferrada a la toalla del baño a media noche, lloraba y decía una y otra vez que no quería ir a la oficina.

Mi amiga lo tiene todo para ser feliz, pero no lo es. Su sueldo tiene siete ceros a la derecha, pero ella no quiere siete ceros, porque tanto cero a la derecha han terminado convirtiéndola en un cero a la izquierda.

Parte del dinero que gana de lunes a viernes le sirve para comprar el licor que durante el fin de semana le hará olvidar quién es, aunque al final de la fiesta siempre termine recordando lo infeliz que se siente. Se trata de una de esas venganzas que terminan devolviéndose.

Y eso que a ella no le ha ido mal: no sabe lo que es trabajar por una fracción de su sueldo, hacinado en una oficina y tragándose las partículas del que está de al lado cada vez que éste tose.

La gente no quiere ir a trabajar, menos para las empresas de hoy, que exigen más que las de antes; que piden más a cambio de menos, que hacen contratos de mentira y se limpian las manos si a alguien le da una gripa; que ya no se conforman con que sus empleados sean eficientes, porque ahora tienen que ser, además de baratos, sumisos.

Lo que entristece es que uno se someta a todo, hasta a los polígrafos y las visitas domiciliarias, por el dinero.

El último lunes festivo atravesé la ciudad en contra de mi voluntad para ir a trabajar. La vida es una cosa triste; lo mismo debe pensar el que no tiene trabajo, pero cada uno a lo suyo, a sufrir por lo que le ha tocado en suerte.


Cuando uno no quiere ir a trabajar empieza a envidiar formas de vida inferiores, despojadas de toda responsabilidad y toda conciencia. De niño quería ser Superman y salvar al mundo, pero salvar al mundo es muy difícil, sobre todo cuando no se es capaz de salvarse a uno mismo. Ahora de adulto quisiera ser un gato, y pasar el día entero saltando tejados sin caerme

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia