Gracias por su visita.

11 de agosto de 2017

SIGAN GRITANDO QUE A MÍ NO ME MOLESTA

Se cuenta que tres cantantes operísticos estaban ensayando en el teatro y, de pronto, un ruido molesto vino a perturbarlos.

Resulta que un obrero hacía una reparación y martillaba duro y sin descanso en otra parte del teatro.

Trataron en vano de concentrarse en su canto y al fin decidieron ir al lugar del ruido y silenciar al intruso.

Se pusieron de acuerdo y pidieron al barítono que hablara en nombre de todos pidiendo respeto y silencio.

Este, ya de camino, iba preparando sus razones para pedirle al otro que se fuera y no los incomodara.

Al acercarse, el obrero los vio, se bajó de una escalera y antes de que el barítono hablara, les dijo calmado:

“¿Saben una cosa? Por mi parte no hay ningún problema, sigan gritando que a mí no me molesta”.

Una estupenda historia para ser tolerantes y tomar consciencia de las distintas maneras que tenemos de ver la misma realidad. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia