Gracias por su visita.

14 de julio de 2017

FALSAS CREENCIAS DE LA FERTILIDAD

Según la Organización Mundial de la Salud la esterilidad es una enfermedad y, como tal, puede tratarse adecuadamente. Por este motivo no se puede decir que existan parejas estériles sino que, por el contrario, existen parejas que pueden necesitar tratamientos de fertilidad y que no tengan que elegir la adopción como única vía para formar su familia.

No es “normal” tener que consultar a un especialista en fertilidad. Sino se puede tener hijos “por algo será”.

Esta afirmación es FALSA. Muchas personas creen que el no concebir es un mecanismo de defensa que impone la naturaleza para parejas que de otra manera tendrían hijos defectuosos o con problemas.

Cultural y socialmente, las personas no conciben la posibilidad de tener que consultar a un especialista en fertilidad y esto es tan común como visitar a un oftalmólogo, un clínico o un pediatra para los más chicos. Con esa visita muchas mujeres podrían llegar a concretar un embarazo en menos tiempos y sin sufrir las presiones del prejuicio instalado.

El estrés genera infertilidad.
El estrés logra alterar la secreción de algunas hormonas. La persona que lo está padeciendo, tiene secreciones hormonales anormales, por ejemplo de corticoides, de adrenalina, y mayor secreción de la hormona prolactina. La función principal de esta última en la mujer es la producción de leche durante el embarazo, por lo cual  aumentada causa la falta de ovulación o alteración de la calidad de los óvulos. En el caso de los hombres genera la alteración espermática aumentada. A pesar de estos trastornos no se puede afirmar que el estrés sea causante de infertilidad.
Hay que buscar el embarazo durante un año antes de recurrir a la consulta médica.

Hace algunos años la infertilidad se definía como la imposibilidad de tener un embarazo luego de buscarlo durante un año. Hoy sabemos que el tiempo es muy valioso al momento de buscar el primer embarazo y que de acuerdo a la edad de la mujer las posibilidades de procreación se ven disminuidas por el transcurso del mismo.

Esto indica que no se debe esperar ya que no es normal que una pareja interesada en tener hijos no pueda lograrlo bajo las condiciones correctas. Otro tema a tener en cuenta es la edad de la mujer. Por ejemplo, una mujer de 38 años que comienza a buscar un hijo tiene su potencial de embarazo sumamente disminuido por la edad, si espera un año para su primer consulta, a los 39, sus posibilidades seran aún menores.

Quedarse acostada después del acto sexual, ayuda a la concepción.
También hay mitos en cuanto a lo sexológico. Por ejemplo, se le dice a la mujer que luego de haber mantenido relaciones sexuales debería quedarse acostada durante dos horas, de manera tal que el semen del hombre quede dentro de la vagina. Algunos hasta aconsejan ubicar un almohadón debajo de la cola, para asegurar que el liquido seminal no se desparrame y quede en contacto con el aparato reproductor de la mujer.

Esta teoría no tiene fundamentos científicos. Sin embargo, hay parejas que han estado buscando la concepción de un hijo por más de 3 años utilizando esta técnica ya que muchas veces los médicos son los primeros en indicarlas, sobre todo cuando el útero esta en “retroversoflexión” (que es una posición en la que se encuentra el útero y que esta comprobado que no causa la esterilidad).

No tener relaciones hasta que la mujer este en su período fértil.
Este mito dice que es aconsejable no mantener relaciones sexuales hasta llegar a lo que se considera el periodo fértil de la mujer, de manera tal que el hombre acumule semen y que el mismo sea de mejor calidad al concretarse el encuentro. Además se cree que durante el período fértil se debe tener mayor cantidad de relaciones.

El hombre produce espermatozoides constantemente, en contraposición a la mujer que nace con una cantidad limitada de óvulos, por esta razón los mismos nacen y mueren en períodos breves por lo cual la acumulación no los hace más efectivos. Su efectividad tampoco está relacionada con la cantidad de actos sexuales por lo cual no hay una relación directa entre la cantidad de relaciones y las posibilidades de quedar embarazada. El sexo debe ser natural siempre.

Puedo congelar óvulos para utilizar más adelante
Se ha hablado muchas veces de la preservación o del congelamiento de óvulos para que de esta manera las mujeres puedan tener chances de embarazo en edad avanzada. Pero esto no es real. Hoy en día la técnica de congelación de óvulos, si bien ha mejorado, es una técnica que existe hace tiempo y que ha dados muy pocos embarazos en el mundo. La congelación de óvulos es muy simple, pero cuando se busca su descongelamiento, sufren rupturas y no fertilizan o fertilizan mal, y no dan embriones o los dan de mala calidad.

Por tal motivo este recurso es solo aconsejable en aquellas mujeres que por razones de enfermedad deben ser sometidas a tratamientos invasivos sin que el mismo sea una opción concreta para futuros embarazos. Para este tipo de pacientes, la Asociación Americana de Reproducción , aconseja también tratamientos como la congelación de tejido ovárico, donde a la mujer se la interviene con una operación quirúrgica muy sencilla, se extrae un pedacito de ovario (no los dos) y se congela el ovario, para después transplantarlo. Mediante estas técnicas, hay chicos nacidos en el mundo pero no muchos porque esta técnica es muy reciente.

Se pueden tener hijos a cualquier edad
Frente a este mito es importante tener en cuenta que la posibilidad de embarazo de la mujer, a partir de los 32 años, comienza a disminuir todos los años y que a partir de los 37 años esas chances disminuyen de forma estadísticamente significativa. Esto quiere decir que la diferencia de embarazo entre una mujer de 36 y otra de 38 años, es muy importante.


A partir de los 37 años, año tras año la disminución de la tasa de embarazo se ve acompañada del aumento en los porcentajes de pérdida de los embarazos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia