Gracias por su visita.

29 de julio de 2017

CANCIÓN DEL CORAZÓN.

Había una vez un gran hombre que se casó con la mujer de sus sueños. Con su amor, procrearon a una niñita. Era una pequeña brillante y encantadora, y el gran hombre la quería mucho.

Cuando era muy pequeñita, la alzaba, tarareaba una melodía y la hacía bailar por el cuarto, al tiempo que le decía: "Te quiero, chiquita".

Mientras la niña crecía, el gran hombre solía abrazarla y decirle: "Te amo, chiquita". La hijita protestaba diciendo que ya no era chiquita. Entonces el gran hombre se reía y decía: "Para mí, siempre vas a ser mi chiquita".

La chiquita que ya-no-era-chiquita, dejó su casa y salió al mundo. Al aprender más sobre sí misma, aprendió más sobre aquel hombre. Vio que era de veras grande y fuerte, pues ahora reconocía sus fuerzas. Una de esas fuerzas era su capacidad para expresar su amor a la familia. Sin importarle en qué lugar del mundo estuviera, el gran hombre la llamaba y le decía: "Te amo, chiquita".

Llegó el día en que la chiquita que ya-no-era-chiquita, recibió una llamada telefónica. El gran hombre estaba mal. Había tenido un derrame. No podía hablar y no estaban seguros que pudiera entender lo que decían. Ya no podía sonreír, reír, caminar, abrazar, bailar o decirle a la chiquita, que ya-no-era-chiquita, que la amaba.

Y entonces fue a ver al gran hombre. Cuando entró en la habitación y lo vio, parecía más pequeño y ya, nada fuerte. El la miró y trató de hablar, pero no pudo.

La chiquita hizo lo único que podía hacer. Se acercó a la cama junto al gran hombre. Los dos tenían los ojos con lágrimas y ella rodeó con sus brazos los hombros inmóviles de su padre.

Con la cabeza apoyada en su pecho, pensó en muchas cosas. Recordó los momentos maravillosos que habían pasado juntos y cómo se había sentido siempre protegida y querida por el gran hombre. Sintió dolor por la pérdida que debía soportar, las palabras de amor que la habían confortado. 

Y entonces oyó desde el interior del gran hombre, el latido de su corazón. El corazón que siempre había albergado música y palabras. El corazón seguía latiendo, desentendiéndose del daño del resto del cuerpo. Y mientras ella descansaba allí, obró la magia. Oyó lo que necesitaba oír.


Su corazón expresó las palabras que su boca ya no podían decir:

Te amo
Te amo
Te amo
Chiquita
Chiquita
Chiquita


Y se sintió confortada....

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia