Gracias por su visita.

10 de mayo de 2017

UN BUEN PLAN DE LIMPIEZA HEPÁTICA

El hígado es, junto con tus riñones, el principal órgano depurador de nuestro organismo, el encargado de "limpiarnos" por dentro.

En ayunas: A  primera hora de la mañana es cuando estos órganos están más activos. Aprovecha ese momento para tomar un vaso de agua con zumo de limón. A fin de arrastrar las toxinas y los productos de desechos acumulados. Intenta beber 2 litros de líquidos -agua, infusiones, caldos, etc,-a lo largo del día.

En el desayuno: Para activar el hígado ya de buena mañana, acompaña el desayuno con zumo de pomelo con miel. La vitamina C de los cítricos es esencial si sufres de una enfermedad inflamatoria -hepatitis, cirrosis, etc.-. ¿Te medicas? En ese caso, opta por el zumo de naranja, ya que el pomelo interfiere en el aprovechamientos de un buen número de fármacos.

En la comida y en la cena: No debería fallar alguno de los alimentos de mayor poder depurativo: alcachofas, apio, endivias, escarola, rúcula, berenjenas, espárragos trigueros, verduras de la familia de la col, etc. Los vegetales más ricos en sustancias protectoras del hígado son fáciles de reconocer porque tienen un sabor ligeramente amargo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios