Gracias por su visita.

6 de mayo de 2017

SEÑALES QUE MUESTRAN QUE DEBES COMER MAS PROTEÍNAS

1. Fatiga
La fatiga excesiva o crónica es la primera señal de la falta de proteínas.
Ya que la deficiencia de este compuesto se deriva directamente de una dieta de bajo contenido calórico, el organismo no cuenta con la energía suficiente para cumplir con las tareas rutinarias.
¿Realmente ayudan los suplementos de proteínas a ganar músculo?
"Hay un mínimo necesario de proteínas que debemos de consumir cada día para que el cuerpo funcione de manera adecuada", advierte a BBC Mundo la dietista Elizabeth González, portavoz de la Asociación de Nutricionistas y Dietistas de Madrid.
Usualmente se recomienda comer entre 0,7 y 0,8 gramos de proteína por kilo de peso. En ese sentido, un hombre de 80 kilos, debería consumir 64 gramos de proteína al día.
De media, se considera que los hombre deben consumir 55 gramos, y las mujeres 45, cada día.
"Sin embargo depende de la actividad física de la persona o si está en etapa de crecimiento. La cantidad necesaria de proteína puede ser mayor", precisa la dietista Aisling Pigott

2. Debilidad del cabello y la piel
Un segundo aviso de la falta de proteína en el organismo es la caída o la debilidad del cabello.
Las proteínas mantienen el cabello sano y en su fase de crecimiento.
Ya que el pelo, y los folículos que los sostienen, están hechos de proteínas, la falta de estas moléculas los debilita.
Esta es una de las razones por las que las personas que están realizando dietas bajas en proteínas a veces ven que su cabello crece lentamente.
Las dietas extremadamente bajas en proteínas pueden causar pérdida de cabello.
Así como el cabello, las uñas e incluso la piel dependen de las proteínas para regenerarse.
La piel está formada por tres tipos de proteínas: el colágeno, la elastina y la keratina.
"Niveles bajos de esta proteína causan arrugas y debilitamiento de la piel", explica en su página web la Clínica Cleaveland, en Estados Unidos.

3. Pérdida de masa muscular
Un tercer síntoma está relacionado con los músculos.
La insuficiencia de proteínas disminuye la masa muscular y por tanto nos impedirá realizar actividades físicas que antes podíamos hacer sin mayor esfuerzo.
Estas alteraciones musculares, en un nivel muy avanzado, pueden originar los molestos calambres.
"El tipo de proteínas que comemos también parece jugar un papel en evitar la pérdida muscular", explica la dietista Jennifer K. Nelson en la página web de la Clínica Mayo.
Esto es importante, por ejemplo, en el caso de las personas mayores, que tienden a perder masa muscular con la edad.
Las proteínas que consumimos contienen muchos tipos de aminoácidos.
"Se ha demostrado que el aminoácido leucina preserva la masa muscular", afirma Nelson.
La leucina se encuentra en mayor medida en comidas procedentes de animales, como la carne, el cordero, el cerdo, el pollo, el pescado, los huevos o los productos lácteos.
También se encuentra en la soja y, en menor medida, en otras judías, frutos secos y semillas.

4. Enfermar con frecuencia
Una cuarta señal que alerta sobre la falta de proteínas es la frecuencia con la cual nos enfermamos.
"Es imposible que el sistema inmunológico funcione sin proteínas. Los anticuerpos son en sí mismos una estructura proteica", dice González a BBC Mundo.
De hecho, una de las funciones principales de las proteínas es apoyar al sistema inmunológico.
La insuficiencia de proteínas en la dieta nos expone con mayor facilidad a infecciones y resfriados.

5. Gases y estreñimiento
Y finalmente, la falta de proteínas se asocia también con problemas digestivos como gases y estreñimiento.
Para una correcta digestión los aminoácidos son fundamentales y sus niveles son directamente proporcionales a nuestro consumo de proteínas.
Baratas y a la mano
Las proteínas son largamente asociadas al consumo de alimentos de origen animal como carne, leche, quesos, huevo o pescado.
Sin embargo, para aquellos que lleven una dieta vegetariana o vegana, las alternativas son varias.
Los riesgos de la cada vez más popular dieta vegana
Las lentejas, la soja, los garbanzos, las almendras el maní o los guisantes son sólo algunos productos, de una larguísima lista, muy fáciles de conseguir y cuyos precios suelen ser accesibles.
La quinoa y la soya son dos alimentos que contienen todos los aminoácidos esenciales.
Tazones rebosantes de lentejas y maíz.Image copyrightGETTY IMAGES
Image caption
El consumo de proteína parece regirse entonces bajo una simple regla universal: Ni mucho, ni poco. Sólo lo necesario.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios