Gracias por su visita.

1 de mayo de 2017

MITOS Y VERDADES SOBRE LA FERTILIDAD NATURAL

Los mitos sobre la fertilidad natural son casi tan antiguos como la propia humanidad. De forma somera vamos a repasar algunos de ellos, así como a aclarar lo que la ciencia considera hoy en día como “realidades eficaces” a la hora de intentar un embarazo.

MITOS:
No es necesario mantener muchas relaciones sexuales, ni muchas relaciones el día aproximado de la ovulación.
No son útiles determinadas posturas sexuales para tratar que los espermatozoides lleguen más fácilmente al óvulo, o para que no se escape el semen de la vagina.
No es útil plantar perejil para conseguir la gestación o mantener relaciones sexuales durante los días impares con luna en cuarto menguante para  favorecer la concepción de un niño, o durante los días pares con luna llena para la de una niña.
No es cierto que, si la mujer embarazada pasa mucho tiempo con alguien o piensa mucho en esa persona, el bebé se le parecerá. De igual modo, es falso que, si se tiene un contacto prolongado con un animal de compañía, de ahí pueda venir una mirada felina o una nariz achatada en el bebé.
No es cierto que el coito durante la siesta favorezca la concepción de una niña.
No es cierto que, tras enhebrar una aguja en un hilo largo para fabricar un péndulo casero, si la aguja se mueve en círculos será niño, y si es hacia adelante y hacia atrás será una niña.
No es cierto que, si lo que quieres es tener un segundo bebé, debas mirarle la nuca a tu primer hijo. Si el pelo de la nuca termina en punta, lograrás el embarazo de una niña, pero si lo tiene recto, entonces, será un niño.

REALIDADES
El 60% de las parejas en edad fértil conciben aproximadamente en 6 meses, el 80% en 1 año y el 85% en 18 meses, siempre que la edad de la mujer no sea superior a los 35 años, y por supuesto, que mantenga una cierta regularidad en las relaciones sexuales. Si una mujer de más de 35 años no logra el embarazo durante los 6 primeros meses de relaciones sin protección anticonceptiva, es mejor que consulte con un especialista.
Dieta Sana: la dieta es el elemento fundamental que nos proporciona el aporte de proteínas, hidratos de carbono y grasas. Es fundamental mantener el máximo equilibrio dietético y evitar tanto el sobrepeso como pesos exageradamente bajos en relación a la altura de la mujer, cuando ésta va a buscar un embarazo. Se denomina índice de masa corporal (IMC) a una medida de asociación entre el peso y la talla de un individuo. También se conoce como índice de Quetelet. Se calcula según la expresión matemática: peso (Kg) / estatura2 (cm), considerándose que el valor óptimo para mantener una fertilidad adecuada se sitúe entre 19 y 25.
Hábitos de vida: El tabaco, el alcohol y las drogas son enemigos de la fertilidad natural afectando a los niveles hormonales, a la calidad y cantidad de los espermatozoides.
Profilaxis preconcepcional: Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que todas las mujeres en edad fértil, especialmente aquellas que estén planificando un embarazo, consuman alrededor de 400 microgramos (0,4 miligramos) de ácido fólico diariamente. Es muy importante la ingestión de ácido fólico desde un mes antes hasta, por lo menos, los 3 primeros meses de embarazo.
Por supuesto, es recomendable una revisión ginecológica previa, que incluya una citología y ecografía ginecológica.
Es necesario mantener relaciones sexuales sobre el momento periovulatorio, SIN ANSIEDADES, sin “ir al amor como se va al trabajo…


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia