Gracias por su visita.

1 de mayo de 2017

EJERCICIOS PARA SENTIRSE A GUSTO CON USTED MISMO

Sentirse bien con uno mismo es garantía de mantener un bienestar físico y emocional.

Así lo explican expertos del focusing o 'enfoque corporal', técnica que consiste en concentrarse para encontrar una buena sensación con el cuerpo, que por lo general se afecta con lo que nos pasa.

En palabras del psicoterapeuta Reyes Ollero, de la Asociación Conciencia, "el focusing es una forma de acceder directamente a la sabiduría del cuerpo y poder interactuar con ella para sentirse mejor, resolver conflictos y afrontar distintos retos vitales".

Este proceso consta de seis pasos: despejar un espacio, formar la sensación sentida, encontrar un asidero, resonar, preguntar y recibir.

"Se trata de sentirse a gusto con uno mismo. Cuando hay una guerra con el cuerpo la vida se convierte en un campo de batalla. En cambio, si se mantiene una relación amistosa y de complicidad, se experimentará el gozo de estar vivo".

Esta técnica es un ejercicio de curación emocional, centrada en las sensaciones corporales. La mayor parte del tiempo inflingimos a nuestro cuerpo una severa disciplina y persistimos en ella hasta que el cuerpo nos dice a su manera: '¡basta!', cayendo enfermo. Llegados a este caso, nos vemos obligados a cuidarlo para volver a ponerlo en pie lo más pronto posible".

Por ello, propone una serie de sencillos ejercicios centrados en el cuerpo como fuente de placer y destinados a conocerse mejor a uno mismo, a escuchar los mensajes del cuerpo, confiar en su sensibilidad y sentirse más a gusto con este. Así, dice, se gana alegría, ganas de vivir y se saborea la sensación de ser verdaderamente uno mismo. Estos son seis ejercicios muy prácticos.

1. Un buen baño en casa
Para iniciar o terminar el día, nada mejor que un baño relajante que puede ser en casa o en la piscina, en el mar, en un lago o en un río. La persona debe introducirse lentamente en el agua, sintiendo como esta se amolda al cuerpo.

2. Gusto en su paladar
¿Por qué no concederse un placer al día como mínimo? Puede ser, por ejemplo, un alimento que se debe degustar lentamente para que se funda en la boca, llene las fosas nasales y se sienta por el cuerpo como un delicioso néctar.

3. En un espacio natural
Busque un tiempo para descansar en la hierba, tanto si está fresca o verde, seca y un poco áspera, o musgosa y blanda. La experiencia de andar descalzo, apoyarse en el suelo, rodar o acostarse, puede resucitar placeres de la infancia.

4. Bailar, para el ánimo
A nuestro cuerpo le encanta moverse rítmicamente, siguiendo una cadencia. La música tiene algo de sensual y nos activa. Hay que descubrir ese instante en que nos sentimos embargados por ella y dejar que nuestro cuerpo se libere.

5. Solo o con sus amigos
Aprenda a disfrutar de los momentos en que está solo. Aprovéchelos para proyectarse, pensar en sus planes o darse un gusto. Por el contrario, cuando esté con sus amigos comparta con ellos y no se aleje por estar concentrado en el trabajo.

6. Un rato bajo las sábanas

Métase entre las sábanas y cúbrase. Luego, póngase en posición fetal. Respire lentamente, centre su atención en su postura y respiración. Quédese así tanto como desee y si quiere, chúpese el pulgar, apriete un peluche o acúnese. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia