Gracias por su visita.

20 de mayo de 2017

APRENDE A CONFIAR EN SÍ MISMO Y A DAR LO MEJOR

De niño, el cantante mexicano Javier Solís dejó de asistir a la escuela para ayudar en los gastos domésticos.

Cuando solo tenía ocho años falleció su madre adoptiva y el futuro cantante debió sobreponerse.

Se rebuscó como recolector de huesos y vidrios o trabajó trasladando mercancías en un automercado.

Trabajó como panadero, carnicero, cargador de canastas en el mercado y lavador de automóviles.

Poco a poco se impuso en el canto con su prodigiosa voz y llegó a ser una leyenda con sus boleros rancheros.

Es bueno recordar sus duros inicios porque se suele creer que el éxito cae del cielo o es cuestión de suerte.

Puedes nacer pobre en dinero, pero nunca en talentos.
¿Los aprovechas y eres perseverante en tus búsquedas?

La mayoría de los triunfadores afrontaron carencias y crisis, pero confiaban en sí mismos y dieron lo mejor
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia