Gracias por su visita.

21 de abril de 2017

¡DÍGALE ADIÓS AL MAL ALIENTO!

Nada da más pena que tener mal aliento en una reunión, en una entrevista o, peor aún, en una cita. Y aunque se intenta luchar contra esta enfermedad con mentas, chicles y otras maromas, estas no van a solucionar real y completamente el problema.

"La halitosis o mal aliento se debe a dos razones diferentes: La primera es por el mal aseo dental y la segunda ya se debe a un problema gástrico", explica un rehabilitador y cirujano oral.

Efectivamente en algunas ocasiones el mal aliento puede ser creado por enfermedades, como por ejemplo insuficiencia renal o hepática. También puede ser debido a problemas gástricos o del colon. Pero una vez que estos males son descartados, una buena higiene bucal puede ser suficiente para acabar con la halitosis.

"Cuando este trastorno se debe a problemas dentales es porque las muelas están dañadas o porque la persona no se cepilla bien los dientes. Esto puede hacer que las raíces estén en mal estado, que haya aparición de caries o que pueda haber cálculos. En cualquiera de los casos, hay una retención de alimentos, lo que crea el mal aliento".

Además de eso, la boca está llena de bacterias y estas son más prolíficas en la parte posterior de la lengua. Por lo tanto se recomienda también que se la raspe con suavidad o que se la cepille.


"Antes de ir a un médico, haga una valoración con su odontólogo y pregúntele si su mal aliento se debe a un problema bucal". Finalmente, se recomienda que se haga una revisión cada seis meses, y si es más propenso a tener halitosis, cada cuatro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios