Gracias por su visita.

20 de marzo de 2017

¿PORQUÉ ACABARÁS PARECIÉNDOTE A TU PAREJA?

Un estudio ha demostrado que tras 25 años de matrimonio las parejas tienden a experimentar un gran parecido físico entre ambos. No se trata de que las personas tiendan a escoger como compañeros a otras personas físicamente parecidas a ellos mismos, sino que con el paso del tiempo el parecido entre ambos tiende a converger. Por muy raro que pueda parecer esto, el psicólogo Robert Zajonc ha llevado a cabo un estudio donde intenta explicar porqué sucede esto.



El estudio
A grandes rasgos el experimento fue muy sencillo: a un grupo de 110 sujetos les mostraron fotografías de hombres y mujeres de forma individual en su primer año de matrimonio y se les pidió que trataran de adivinar quién estaba casado con quién.

A un segundo grupo de sujetos les mostraron fotografías de las mismas personas pero después de estar 25 años casados. Se les volvió a pedir que trataran de adivinar quién estaba casado con quién.

Tras la realización de varios experimentos, los resultados mostraron que los sujetos del segundo grupo siempre mostraron un porcentaje de aciertos mucho superior que los del primer grupo.

Es decir, para un observador externo resultaba mucho más fácil identificar al marido o a la mujer de alguien si llevaban 25 años casados.

O sea que si permaneces junto a tu pareja, dentro de 20 años habrá grandes posibilidades de que os parezcáis físicamente. Es para pensárselo dos veces. El estudio no acabó aquí y trataron de explicar mediante 4 hipótesis porqué sucede esto:

Explicaciones

1. Dieta
Si comes lo mismo que tu pareja durante 20 años, es muy probable que acabéis teniendo físicos parecidos. Una dieta rica en grasas generará rostros redondos y afables en ambos miembros del matrimonio.

2. Entorno
La exposición a los mismos factores ambientales, como puede ser el sol, generará un mismo tipo y tono de piel con el paso de los años. Del mismo modo, un entorno propicio para practicar deporte facilitará el hecho de que tanto la mujer como el hombre lo practiquen. Como consecuencia ambos tendrán un aspecto más saludable y atlético con el paso de los años.

3. Predisposición
La predisposición se basa en la idea de que las personas tendemos a escoger como pareja a otras personas que puedan envejecer de un modo parecido al nuestro. Por ejemplo, las personas depresivas tienden a atraer a otras personas depresivas. Con el paso de los años ambos acabarán pareciendo una pareja depresiva.

4. Empatía
Las personas tendemos a parecernos a nuestra pareja porque con el paso de los años empatizamos con su manera de ser, actuar y comportarse. Inconscientemente copiamos de nuestra pareja expresiones faciales como algunos gestos o una determinada sonrisa. Con el paso del tiempo esa forma de sonreir pasa a convertirse en la nuestra propia y ambos miembros de la pareja acabamos sonriendo de igual forma.

Como consecuencia el parecido físico se acentúa. Siguiendo con esta idea también podríamos preguntarnos si el parecido físico es un indicador de la felicidad. Es decir, si una pareja ha conseguido empatizar mejor probablemente también sea más feliz.

El estudio de Zajonc se centraba en el parecido físico. Si entráramos en el aspecto psicológico daría para un debate mucho más profundo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia