Gracias por su visita.

13 de marzo de 2017

COMO DAR UN GRAN MASAJE EN CASA

Recomendaciones para disfrutar de un rato de relajación para usted o su familia.
Pasos sencillos que todos pueden aprender y poner en práctica.   Nada tan placentero como un buen masaje después de un día de trabajo.

Para conseguirlo, no siempre será necesario recurrir a un experto, pues, si se siguen ciertos pasos, será posible hacerlo en la intimidad de su casa. Incluso uno mismo puede hacerse un masaje, una costumbre muy habitual en la India, donde, según Aleksei

Gómez, experto en masaje tailandés, "es común ver a las personas hacer masajes en su cuello, manos o cara, mientras caminan o trabajan".

Para que resulte bien, dice, los movimientos deben ser delicados en la piel, la presión debe ser la justa y se deben conocer los puntos del cuerpo que se pueden tocar y aquellos que es mejor dejar en manos de un experto, como es el caso de la columna vertebral. También se debe frotar, presionar y dar golpes suaves con ritmo y con una intensidad adecuada.

"Así se logrará liberar tensiones musculares, subir el autoestima e incluso lograr un vínculo fuerte con la persona a la que se le practica", dice la experta.

Agrega que los masajes ayudan a relajar la parte del cuerpo que se trabaja, se mejora el sistema circulatorio y el sistema linfático, y se contribuye a eliminar toxinas.
Igualmente, alivian presiones originadas por malas posturas o debilidad muscular y ayuda a preparar el cuerpo para tener un mejor sueño.

Los masajes permiten restablecer el flujo energético, al punto que las personas lograrán una mejor disposición para enfrentar situaciones complicadas de la vida. "Podrán controlarse más y sentirán menos presión o estrés".

Siga esta guía básica que puede aplicar en usted, su pareja o sus hijos, En cualquier caso, no olvide disponer de un lugar tranquilo, con música relajante, esencias y un buen aceite para aplicar en la piel.

Un masaje básico para usted
1. Tras hacer movimientos circulares con la cabeza, haga pequeños amasijos en su cuello, con la yema de los dedos. Con las yemas de los dedos índice y corazón en la nuca, haga presión leve.
2. Suba las yemas de todos los dedos hacia la cabeza y presione y suelte durante algunos minutos. Repita cinco veces.
3. Aplique aceite en las manos y haga pequeños círculos en cada dedo, de forma ascendente. Al terminar, haga leves estiramientos. En el pliegue de los dedos haga masajes circulares.
4. Entrelace las manos y estírelas hacia adelante. Eleve los brazos con las manos entrecruzadas y estire los brazos hacia los lados.
5. Meta los pies en agua caliente con esencias. Separe la planta del pie en dos lados verticales y presione a cada lado (no en el medio). Haga movimientos circulares en los dedos y, al llegar a la punta, hálelos un poco para estirarlos.

Un momento cercano con su pareja
Velas, flores y música suave ayudan a ambientar la situación
Ponga aceite en la espalda de su pareja y extiéndalo en trazos largos. Elija una fragancia que sea del agrado de las dos personas.
Haga movimientos circulares ascendentes por los laterales de la espalda, sin tocar la columna. En los hombros haga movimientos con toda la mano.
Ponga la yema de los dedos sobre la cabeza, presiónelos y luego suéltelos. Ubique la yema de los dedos en la sien y haga pequeños giros hacia los lados.
También puede hacer movimientos largos en los brazos y las piernas. Ponga aceite a lo largo de ellos con movimientos ascendentes.

Con cuidado y precaución
Si hace mucha presión no logrará el nivel de relajación necesario. Un automasaje debe darse completo (de cabeza a pies); de lo contrario, puede agudizar un dolor. En bebés y niños  debe ser de máximo 20 minutos.  Jamás se debe tocar  la columna, porque se pueden ocasionar accidentes.

Consintiendo a los niños
Como la piel de los niños es más sensible, los movimientos deben ser mucho más delicados.  Puede empezar por la cabeza, haciendo movimientos circulares muy suaves solo en la sien. En los bebés es mejor no tocarles la cabeza. Luego puede hacer amasijos con todos los dedos en la espalda, las piernas y los brazos.  Como ellos corren mucho, también puede hacerles masajes relajantes en los pies.  En los bebés, puede hacerse todas las noches, luego del baño. En niños más grandes, es bueno hacerlo justo antes de que se vayan a dormir.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia