Gracias por su visita.

23 de febrero de 2017

SI QUIERES CUMPLIR TUS OBJETIVOS ESCRÍBELOS

Una reciente investigación ha demostrado que hay más posibilidades de que tus objetivos se cumplan si los pones por escrito.

El estudio
La investigación se ha realizado en la Universidad de California del Sur a cargo del profesor Gail Matthews. Han participado 150 voluntarios de distintas edades (desde los 20 años hasta los 70). Todos los participantes fueron divididos aleatoriamente en 5 grupos.

A todos los grupos se les pidió que pensaran en cuáles eran los objetivos que les gustaría conseguir antes de un mes. Estos objetivos estaban relacionados principalmente con sus negocios o trabajos.El Grupo 1 actuaba como grupo de control. A este grupo no se le pidió nada más. Sin embargo al resto de los grupos se les pidió más cosas en orden creciente:

Los Grupos 2, 3, 4, 5 además de pensar en sus objetivos debían escribirlos en papel.

Los Grupos 3,4,5 además de pensar en los objetivos y escribirlos en papel, debían escribir una pequeña explicación acerca de cómo pensaban conseguir dichos objetivos.

Los Grupos 4,5 además de todo lo anterior debían comentarle a algún amigo los objetivos marcados.

Finalmente, el Grupo 5 debía ir un paso más allá y enviarle al amigo elegido un informe semanal acerca de cómo iba el progreso para conseguir sus objetivos.

Los resultados
Un mes más tarde se les preguntó a todos los participantes qué porcentaje de objetivos habían conseguido. Estos fueron los resultados:

Grupo 1: 43% de objetivos conseguidos

Grupo 2: 61% de objetivos conseguidos

Grupo 3: 51% de objetivos conseguidos

Grupo 4: 64% de objetivos conseguidos

Grupo 5: 76% de objetivos conseguidos

Los porcentajes de los Grupos 2,3 y 4 no son estadísticamente significativos unos con otros. Sin embargo sí que se aprecia una diferencia importante en los grupos de los extremos.

En base a los porcentajes del Grupo 1 comprobamos que únicamente pensar en un objetivo no es garantía para conseguirlo. Los participantes de este grupo lograron menos de la mitad de los objetivos que se habían marcado.

Por otro lado, los porcentajes del Grupo 5 demuestran que para que aumenten las posibilidades de conseguir algo debes informar periódicamente a una tercera persona. Los participantes de este grupo lograron 3 de cada 4 objetivos que se habían marcado.

En resumen
Pensar en algo no basta para conseguirlo. En tu cabeza se suceden de manera contínua infinidad de pensamientos. Si quieres diferenciar alguno de estos pensamientos debes seleccionarlo y plasmarlo en el papel (o en el ordenador). Lo que consigues gracias a esta selección es darle más importancia. Cuando algo te resulta importante comienzas a creértelo. Y ese es el primer paso para conseguirlo.

Si además lo haces público y vas informando de tu progreso, tus probabilidades de conseguirlo aumentarán. No es lo mismo fracasar y sólo enterarte tú que fracasar y que también se enteren los demás. La presión (en el buen sentido de la palabra) de aquellos que conocen lo que te propones te ayuda a conseguir tus objetivos.


Cuando le comunicas a alguien tus intenciones de conseguir algo, en realidad estás firmando una especie de contrato con esa persona. Tú eres la parte que se compromete a conseguir algo. La otra parte se compromete a ser testigo de tus logros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios