Gracias por su visita.

10 de febrero de 2017

ESTAR TRISTE PUEDE SER CARO

¿Sabías que la tristeza te hace perder dinero?

Todos sabemos que dependiendo del estado emocional en el que nos encontremos tomaremos unas decisiones u otras. Cuando estamos tristes y decaídos nos gusta ver una determinada clase de películas o escuchar cierto estilo musical.

Por el contrario cuando estamos felices es muy probable que estas elecciones sean distintas. Podemos incluso tomar la decisión de llamar a unos amigos u otros dependiendo de cómo nos sintamos ese día.

Un estudio reciente ha querido comprobar si aparte de tomar este tipo de decisiones, el hecho de estar triste también podría afectar a nuestro bolsillo.

Los investigadores que realizaron los experimentos jugaron con la premisa clásica de una recompensa inmediata frente a una recompensa mayor demorada. La idea subyacente al estudio se basaba en la idea de que una persona triste probablemente escoja una recompensa inmediata para mejorar su estado emocional, aunque eso suponga perder una recompensa mayor a largo plazo.

El experimento
En una primera fase los sujetos fueron divididos en 3 grupos y cada uno de ellos visionó una muestra de video distinta.

El primer grupo vió un trozo de una película triste.
El segundo grupo vió una película que les provocó asco.
Los sujetos del tercer grupo actuaban como grupo control y vieron un documental neutro.
Los sujetos de la condición “asco” simplemente se utilizaron para asegurar que los resultados posteriores se debían exclusivamente a la tristeza y no estuvieran contaminados por una emoción negativa, asco en este caso.

En la segunda fase del experimento se les ofreció a todos los sujetos dos posibilidades.

Por un lado podían escoger obtener una determinada cantidad de dinero de forma inmediata o por el contrario podían esperar un tiempo a recibir una cantidad mayor.

Los investigadores querían descubrir cuánto dinero estaban dispuestos a rechazar en el futuro, a cambio de recibir una cantidad de inmediato.

Los resultados
De forma general se observó que aquellas personas que habían visto la película triste escogían la opción “dinero inmediato” en mayor proporción que los integrantes de los otros dos grupos.

Los “sujetos tristes” estaban dispuestos a recibir 37€ de inmediato a cambio de no recibir 85€ dentro de 3 meses. Por el contrario los sujetos de la condición neutra aumentaban esta cifra hasta 56€ a cambio de no recibir 85€ dentro de 3 meses.

Es decir, para los sujetos tristes 37€ eran suficientes para escogerlos de inmediato y no esperar a nada más. Sin embargo los sujetos neutros necesitaban 56€, de lo contrario preferían esperar.

En resumen: los tristes preferían perder más dinero a cambio de obtener un premio inmediato.

Cómo aplicar los resultados a tu día a día

Cuando nos sentimos tristes queremos hacer algo de inmediato para remediarlo a través de caprichos innecesarios o compras impulsivas.


Antes de realizar cualquier tipo de compra pregúntate cuál es tu estado emocional en ese momento. No ocurre nada por esperar unos días para comprobar si sigues queriendo realizar esa compra o por el contrario ese deseo se ha evaporado junto a tu tristeza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia