Gracias por su visita.

14 de diciembre de 2016

¿LA OBESIDAD ES HERENCIA O MALOS HÁBITOS?


Conocer los factores que influyen en tu peso te ayudará a conocerte mejor y poner manos a la obra.

"Desde niño he sido gordito", "soy gordito porque todos en mi familia son así", "es de herencia", estos y muchos otros son los grandes pretextos que la gente usa para justificar ante los demás su sobrepeso, es un hecho que la genética es un factor clave que influye en nuestro peso, pero no sólo es la genética también es cuestión de hábitos.

Aunque tengas tu árbol genealógico repleto de familiares obesos, eso no significa que tú también tengas que serlo, así lo reporta una investigación británica.

En el estudio analizaron la composición del ADN de 20,430 personas y encontraron que aquellos que tenían mayor variación genética y predisposición a la obesidad son más corpulentos. Pero cuando compararon los niveles de actividad de los participantes con sus genes, la imagen fue brillante: mientras cada variación genética aumentaba en promedio 600 g en las personas que eran sedentarias, en los participantes activos (aquellos que ejercitaban al menos 30 minutos al día), el promedio era de 362 g.

Estas investigaciones han resultado bastante útiles, ya que proporcionan una visión mucho más amplia de cómo atacar el problema de la obesidad de una manera objetiva y tener más conocimiento de nuestro perfil genético. En cuanto al metabolismo, que también juega un rol importante, la genética de cada persona determinará la manera en que se metabolicen los distintos nutrientes que consume. Teniendo esta información más clara, se podrían dejar de lado los alimentos que causan el aumento de peso en los individuos, y se podrían recomendar otros que beneficien la alimentación.

Lo primordial es aceptar que se tiene un problema con el control de nuestro peso, decidirnos a cambiar y fijarnos objetivos saludables y sencillos para lograr nuestra meta, pero, ¿cómo hacemos esto? Lo más importante es conocer nuestra genética, saber a qué somos propensos y cómo funciona nuestro metabolismo, de eso dependerá la dieta y ejercicios que mejor se adecuen a las necesidades de cada persona. Así que no todo es cuestión y culpa de la genética, los buenos y malos hábitos alimenticios también son un factor que influye.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia