Gracias por su visita.

12 de diciembre de 2016

IGNORAR EL LLANTO DE UN NIÑO TAMBIÉN ES VIOLENCIA


No me voy cansar de repetir las veces que sea necesario, que cuando un bebé o un niño llora es porque algo no anda bien, es porque la criatura está padeciendo un período sufriente, es porque expresa malestar, dolor, miedo, porque tiene una necesidad afectiva o física que le está haciendo sentir mal,  que la criatura no sabe o no puede resolver sola y que no está siendo atendida. No importa cuántas veces me vea en la necesidad de insistir, de apelar al corazón o al sentido común, a la ética, al sano juicio, a las evidencias científicas, hasta que una a una se vuelvan a sensibilizar tantas almas congeladas a lo largo de años de condicionamientos y mentiras que degradan el llanto infantil a la categoría de capricho, manipulación o que propugnan la desalmada conseja de frustrar a los niños para que aprendan a “dominar el carácter”.

Violencia no es solamente pegar, gritar, insultar… Ignorar el llanto de un bebé o de un niño, también lo es. Desatender el llanto de un niño entraña desatender sus necesidades legítimas, equivale a enseñar al niño que de nada vale pedir ayuda porque en este mundo hostil en el que acaba de aterrizar nadie acudirá al llamado (indefensión aprendida).

Desatender o ignorar el llanto de un bebé comporta desplegar  una respuesta de alarma en el sistema nervioso que sabotea su correcto desarrollo cerebral generando improntas en su salud física y mental presente y futura…

Estudios científicos demuestran que al estar solos, a los bebés les baja la temperatura, les sube el ritmo cardiaco y se sienten mal, y de cómo se estabilizan y calman cuando se les acerca su cuidador.

http://www.youtube.com/watch?v=9E2I_QI9ya0

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia