Gracias por su visita.

27 de diciembre de 2016

EL VIEJISMO GENERA ESTEREOTIPOS Y DISCRIMINACIÓN



En 1968 Robert Butler acuñó el término viejismo (ageism) para referirse al conjunto de estereotipos y discriminación sistemática contra las personas debido a que son mayores, del mismo modo que el racismo y el sexismo lo hacen con el color de piel y el género.

El término se utiliza, pues, para referirse a la visión despectiva de un grupo social, basada únicamente en su avanzada edad cronológica.

En la sociedad actual existen valores que exaltan la juventud y la modernidad, menospreciando todo aquello que se asocie a lo contrario. La vejez se considera como una etapa de cambio negativo, donde predominan las pérdidas, la soledad y el dolor. Esto provoca que los jóvenes vean a los mayores de forma diferente a lo que son ellos mismos, dejando de identificarlos como iguales.

El mantenimiento de estos prejuicios sociales, que no están basados en hechos, sino que son fruto de la desinformación y el desconocimiento, constituye el primer paso hacia la discriminación real de las personas, en este caso, mayores. Esta situación se puede agravar cuando la propia persona mayor los acepta y los incorpora a su visión personal y autoconcepto, generando numerosos daños a su salud y bienestar psicológico.

Las personas con avanzada edad tienen sus propias características definitorias, al igual que el resto, tengamos la edad que tengamos. Los estereotipos que asocian la vejez con determinadas características de personalidad, como el mal humor, la crítica, las manías, etc. predominan en nuestra sociedad, alejándose totalmente de la realidad. Aquél o aquella que tiende a mostrarse con mal humor con 15, 20, 30 o 40 años lo hará también con 70, 80 o 90.

Cuando alcanzamos una determinada edad cronológica, normalmente podemos describirnos de una forma parecida a cómo lo hacíamos diez o veinte años atrás. Cada persona crece y evoluciona con sus características propias. De esta manera, al igual que entre el grupo de jóvenes podemos encontrar personas muy diferentes, lo haremos también entre personas de mayor edad.

Relacionado con lo anterior y que lo confirma, están los estudios que analizan los tipos de personalidad y estilos de comportamiento de las personas a lo largo del ciclo vital. Estos estudios encuentran menos diferencias entre personas de la misma edad durante la juventud, y hallan muchas más diferencias entre las que superan los 60 años. Por tanto, la población mayor se caracteriza por ser muy heterogénea; esto es incompatible con los estereotipos que tratan de homogeneizarla.


A través de la educación y la información, la sociedad actual debe luchar por erradicar los estereotipos hacia la población mayor. En cualquier situación deben ser tratados como iguales, independientemente de su edad cronológica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia