Gracias por su visita.

4 de diciembre de 2016

CON UN BUEN CUIDADO LAS HERIDAS DEL CUERPO SANAN



¿POR QUÉ, ENTONCES NO CICATRIZAN LAS DEL ALMA?

Hace años te traicionaron o te lastimaron y hoy sigues de juez o víctima y te castigas sin piedad.

El juez que llevas dentro de ti te impide perdonarte o perdonar y tu pasado es un amargo presente.

Si lo analizas bien, el traidor y el ofensor son los que deberían estar mal, pero eres tú quien se pierde la vida.

¿Aceptas que es una elección tuya? Sí, está en tus manos soltar ese peso, romper las cadenas y recuperar la libertad.

No elijas consumirte en el odio y mira todo con los ojos del amor. Sé compasivo y sana las heridas.

No es fácil, pero renaces si te consagras a sanar tu alma, consciente de los estragos del odio y la culpa.


Busca ayuda y perdona porque el sol nunca brilla para aquel que está en el fondo abisal del rencor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia