Gracias por su visita.

17 de diciembre de 2016

COMO PRESERVAR TU JUVENTUD



El envejecimiento cutáneo es un proceso celular irreversible y muy complejo, en el que intervienen muchos factores, entre los que destacan la edad, el fotoenvejecimiento, los cambios hormonales, los factores ambientales y los malos hábitos como el consumo de alcohol o tabaco. Con el paso del tiempo el metabolismo celular de la piel se vuelve más vago y sus funciones de regeneración más lentas, y lo mismo ocurre con la producción de las fibras que la mantienen sana y en forma, como el colágeno y la elastina.

El fotoenvejecimiento engloba todos los daños producidos por la exposición al sol, a los rayos UVA y UVB. Los efectos de ambos son acumulativos, y son la causa del 90 % de los cánceres de piel, así como de la sequedad, las manchas y, en muchas ocasiones, de los problemas de alergias y sensibilización extrema de la piel.

Por otra parte, los cambios hormonales que se producen en la mujer en determinados momentos (embarazo, lactancia, menopausia) hacen que la piel pierda su capacidad de mantener la hidratación, como consecuencia, las fibras de colágeno y elastina pierden densidad y se rompen, con lo que los tejidos van perdiendo su firmeza y aparecen signos de flacidez.

El tabaco y el alcohol también inciden de forma negativa y notable sobre la piel: fumar favorece la formación de radicales libres, y la aparición prematura de arrugas. El alcohol, por su parte, produce una deshidratación celular que reduce la microcirculación sanguínea, lo que estimula la aparición prematura de manchas y la sequedad de la piel.

Estos factores, unidos a la oxidación (un proceso provocado por los radicales libres, moléculas de oxígeno que han perdido un electrón y van buscando otro libre, lo que crea una reacción en cadena que destruye todas las células que van encontrando, incluidas las de la piel) y a la glicación (proceso químico que se produce cuando en el metabolismo celular las proteínas se unen a los azúcares, originando un residuo que ralentiza las funciones celulares, como la regeneración) son los principales responsables del envejecimiento de la piel.

Quizá no podemos desvelarte el secreto de la eterna juventud con la que todas soñamos, pero tenemos las claves para que tu piel se mantenga joven, fresca y sana durante el mayor tiempo posible. No dejes que los signos de la edad, como las arrugas, el cansancio o la pérdida de firmeza hagan estragos en tu rostro: frénalos Bantes de que empiecen a manifestarse.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia