Gracias por su visita.

23 de noviembre de 2016

APRENDE A CAMBIAR EL CHIP DE NEGATIVO A POSITIVO



Conseguir ser un poco más feliz y decir adiós a los pensamientos negativos y las tristezas, es más fácil de lo que crees.

Las emociones que sentimos empiezan en nuestra mente, si cambias tus pensamientos y te convences de lo quieres sentir, acabarás sintiéndolo.

Es muy conocida la frase del famoso psicólogo William James “Estamos tristes porque lloramos, no lloramos porque estamos tristes”, esto quiere decir que primero recibimos un estímulo, después se forma una reacción fisiológica y por último la emoción. No podemos evitar que nuestro cuerpo reaccione ante un susto, una mala noticia, una pérdida

Pero es decisión nuestra cómo sentirnos tras el suceso. Si conseguimos calmarnos, la emoción desaparece progresivamente, si nos alteramos y dejamos que nos domine la ansiedad y los nervios, se desatará la reacción emocional que no nos gusta. Es tan sencillo como mantener la calma desde el principio.

Todos hemos vivido malas experiencias y pasado por etapas negativas. La primera reacción natural de cualquiera es venirse abajo, incluso desesperarse. No lo permitas.

Haz que cambie ese pequeño “chip” de negativo a positivo, calma la emoción negativa que te hace sentir mal y extrae la buena de tu pensamiento a tu sentimiento, a ti. Al principio será difícil y te costará creer que funciona, pero la práctica continua te hará sobrellevar mucho mejor cualquier situación desagradable.

Empieza por cosas pequeñas. Imagina que vas conduciendo de camino al trabajo o la facultad y un loco del volante se abalanza sobre ti, lo que provoca que des un volantazo, te salgas de la carretera, un rasguño en el coche, llegar tarde…

¿Qué provoca esto? Agitación, nervios, ira…emociones todas negativas y lógicas ante ese suceso momentáneo. Bien, ya ha sucedido, te has llevado el susto y has gritado como reacción, pon punto final. ¿Vas a dejar que esa negatividad te persiga durante el día y como consecuencia todo te vaya saliendo mal?

No. Déjalo estar, relájate. Centra la atención en lo que vas a hacer ahora y sigue tu camino. Ya te preocuparás de arreglar el rasguño del coche más tarde, es más, puede que ni haya rasguño y ya no haya más por lo que preocuparse.

Pronto podrás aplicar la positividad a todo lo que te propongas. Seguro que recientemente o quizá hace algún tiempo has sufrido una pérdida del tipo que sea (trabajo, pareja, familiar…).

Esto es más complicado, pero si ya llevas un tiempo poniendo en práctica el método de cambiar el “chip”, no te resultará tan difícil. Recuerda cómo fue cuando te ocurrió esa pérdida o imagina la posibilidad de que sucediera ¿Cómo reaccionar para sentirnos lo mejor posible? Si hemos conseguido superar con positividad una situación como la del loco del volante, esto es igual. Poco a poco se puede con todo.

Si te despiden del trabajo es normal que no te sientas bien, estés mal uno, dos, tres o cuatro días. Basta, ¿para qué más? Es razonable sentir cierto resentimiento por haber perdido ese trabajo que tanto nos gustaba o que al menos nos mantenía la cuenta bancaria activa.

Pero eso quedó atrás, aparta la emoción que te hace sentir mal, retira de la mente los pensamientos de un pasado que ya no existe. Muévete, impulsa el entusiasmo y la energía positiva, busca nuevos retos, haz todo aquello que te hace sentir bien.

Poco a poco irás consiguiendo superarte y se te abrirán nuevos caminos, quizá mejores que los anteriores. ¿Vas a dejar que un suceso negativo te persiga días tras día y como consecuencia toda esa negatividad se esparza en tu vida? ¿O prefieres centrarte en lo bueno, sonreír y atraer la felicidad que tanto te gusta?

No te pido que bloquees la emoción, siempre es necesario expresar y dejar fluir las emociones, te pido que calmes la negatividad que te produce y fijes tu atención en las emociones positivas que te hacen sentir en paz y armonía, y mejor contigo mismo. Deja ir aquello que te resulta molesto, lo que te enerva y no te hace bien, céntrate en lo que te hace seguir hacia delante y te llena de energía y felicidad.


Recuerda que no es posible bloquear una reacción ante un estímulo pero sí se pueden cambiar nuestras emociones mandando pensamientos positivos a nuestro cuerpo y conseguir las emociones que deseamos. Al igual que estamos tristes porque lloramos, estamos felices porque reímos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios