Gracias por su visita.

14 de octubre de 2016

QUE ES UNA RELACIÓN TÓXICA Y QUE SE DEBE HACER PARA SALIR DE ELLA


No hay amor suficiente capaz de llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma.

Independientemente del ámbito en el que tenga lugar (de pareja, familiar, de amistad, laboral, etc.), una relación tóxica es aquella en la que alguna de las partes termina afectada a nivel emocional. Si en ocasiones deseas no estar con esa persona porque te hace sentir mal, pero te resulta muy difícil poner fin a la relación, entonces podemos decir que nos encontramos ante una relación tóxica. Una relación debe significar placer, felicidad y bienestar. En una relación tóxica, una o ambas partes se sienten infelices, tristes o ansiosas la mayor parte del tiempo que pasan con la otra persona. Este sufrimiento origina un gran desgaste emocional.

En un intento por evitar confrontaciones, la persona deja de expresar el malestar que le generan ciertas situaciones, tratando de acomodarse al otro y desvirtuando así la realidad.

¿Qué rasgos tienen en común las personas que mantienen una relación tóxica?
Aunque cada persona y cada relación tienen sus particularidades, podemos decir que se encuentran una serie de aspectos comunes a las personas que mantienen una relación considerada como tóxica. Se pueden resumir en dos: baja autoestima y dependencia emocional.

Baja autoestima
Las personas que se encuentran dentro de una relación tóxica tienen una percepción y valoración de sí mismos negativas. Tienen la idea de que no pueden continuar su vida sin el otro, se infravaloran y se preguntan “¿quién me va a querer?” o “¿quién me va a cuidar?”.

Dependencia emocional
En este tipo de relaciones se tratan de suplir carencias afectivas, demandando amor de una forma casi adictiva. Aparecen expresiones del tipo “no puedo vivir sin ti”, “sin ti no soy nada” o “si no te tengo me muero”. El amor pasa a ser sufrimiento cuando se transforma en necesidad.

En este tipo de situaciones, las personas se sienten solas y necesitan tener pareja: tienen miedo a quedarse solas y a lo que está por venir. En ocasiones, por miedo a quedarnos solos toleramos cualquier relación, aunque nos haga sentir mal.

¿Cómo salir de una relación tóxica?
Aunque no es un camino fácil, se puede salir de una relación tóxica. Es difícil pero no imposible.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el amor tiene límites. El respeto y amor a uno mismo debe estar siempre por encima de todo en cualquier relación. Esta es la clave. Una buena valoración de uno mismo permitirá establecer relaciones saludables a nivel emocional. En función de cómo yo me valore construiré mi relación con los demás.

Debemos tener presente que nada nos ata a nadie. Nadie pierde a nadie porque nadie posee a nadie. La decisión de ser libres nos corresponde a nosotros mismos, decidiendo con quién queremos y con quién no queremos estar.

Es importante aclarar que la libertad implica independencia pero no indiferencia; se trata de una manera sana de relacionarse con los demás, tomando aquellas decisiones que sean más acordes a nuestro bienestar.

También debemos tener en cuenta que la base de una relación es la comunicación. Si no podemos contarle a la otra persona lo que nos disgusta o nos hace sentir mal, no podemos mantener una relación sana. Esta comunicación debe ser siempre asertiva, respetando al otro pero también a uno mismo, defendiendo nuestros gustos y opiniones.

En una relación saludable, ambas partes se enriquecen y crecen juntas, desde la libertad y la independencia.

Relación tóxica
Por tanto, la clave para salir de una relación tóxica son la autoestima y la autoconfianza; es decir: no olvidarse de uno mismo.

El primer paso del proceso es romper con la falsa seguridad que nos hace sentir la relación, sin tener miedo al cambio. Lo que cuesta es dar el primer paso, los demás vienen después.


Y recuerda: las relaciones sanas se construyen a partir de la libertad de cada una de las partes. Si sientes que tus emociones y sentimientos dependen de lo que haga o diga la otra persona, no es libertad, no es amor. Salir de una relación tóxica es algo que está en tus manos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios