Gracias por su visita.

17 de octubre de 2016

DEJE DE ANALIZAR TANTO LAS COSAS


Analizar es una habilidad muy positiva y necesaria. Analizamos para ser más eficaces en nuestras decisiones. Investigar, recabar información, establecer pautas de actuación, preparar la cronología de actividades, planificar una jornada. Actividades y tareas basadas en el análisis. Pero pongamos alerta al nivel de análisis que empleamos en nuestras vidas, porque puede ser contraproducente.

El análisis y la preparación nos aportan confianza en el resultado ya que obtenemos métricas que nos garantizan que ese resultado sea factible y realista. Nos aportan información, y ya sabemos que la información es poder porque con información se multiplican las opciones y en consecuencia, las acciones. Nos aporta tranquilidad al saber que si se ejecuta el plan conforme a lo planeado todo irá bien. Nos aporta coherencia y orden. En definitiva, el análisis es necesario e indudablemente es mejor analizar que no hacerlo.

Pero como dice el popular aforismo, “todo en exceso es malo”, y en esto el excesivo análisis no es una excepción. Cuando necesitamos tener medido y organizado todo el camino hacia nuestro objetivo estamos entrando en la zona negativa de la planificación y el análisis. Las personas que han logrado conseguir grandes sueños son buenos estrategas en cuanto a la planificación de sus objetivos, pero emplean una reducida parte de sus recursos en ello, porque entienden que una planificación exhaustiva no garantiza el resultado.

El principal hándicap del análisis excesivo es que limita la acción. Y no hay nada que nos aporte mayor aprendizaje que la acción. Solo obtendremos un resultado si llevamos a cabo acciones. No sabremos si estamos en lo cierto hasta que no hayamos acertado o errado. El resultado de un excesivo análisis será sin duda, la parálisis. La parte de acción que dedicamos a nuestros objetivos debe ser muy superior a la parte de análisis. En definitiva, actuar debe ser una prioridad frente al análisis, y debemos evaluar cuánto tiempo dedicamos a analizar en lugar de actuar.

Las consecuencias de un análisis excesivo serán:
*Perder información que nos aporta la experiencia
*Incremento de dudas y miedos
*Desviación del objetivo
*Disponer de menos tiempo para la acción
*Influencias negativas por comparación hacia otras personas
*Pérdida de foco
*Pérdida de creatividad e improvisación

La mejor herramienta para combatir el exceso de análisis es la intuición. Si preguntas a alguna persona que haya conseguido alguna gran hazaña, seguro que te responderá que en muchos momentos, la intuición acerca de que estaba en el camino correcto era lo que le motivó a seguir. La intuición es una habilidad con un gran poder, hasta el punto que permite olvidarse de los datos y centrarse en las acciones.

Tener fé en el objetivo nos va a permitir trabajar con mayor eficacia y que los miedos e imprevistos nos condicionen mínimamente. La intuición consiste en creer que lo que no depende de nosotros va a favorecernos en el momento oportuno, o que al menos no va a limitarnos.

No se deje influenciar por personas excesivamente analíticas. Este tipo de personas dan la sensación de tenerlo todo controlado y de conocer cada variable posible. Pero lo cierto es que nadie puede controlar todos los factores ni conocer todas las claves hacia su objetivo. Las personas excesivamente analíticas disgregan toda la información hasta tal punto que pierde efectividad en detrimento de la información global, el conjunto. Hay cosas que son poderosas por lo que significan en su conjunto, y pierden significado al analizarlas por partes.

Debemos escuchar a todas las personas, porque eso nos hace grandes a nosotros como individuos. Pero una cosa es escuchar y otra muy distinta dejarse influenciar. No se deje influenciar si no comparte otros argumentos. Y utilice su intuición en estos casos para determinar si lo que siente es mas fuerte que lo que le llega de fuera.

“Existen mil razones para que cualquier idea no salga bien”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios