Gracias por su visita.

8 de octubre de 2016

DEBES HACER CAMBIOS DURADEROS EN TU VIDA


“Sabiamente, y lentamente. Tropiezan aquellos que corren rápido” – William Shakespeare

¿Cuántas veces has hecho cambios en tu vida de manera apresurada? – Un cambio de hábito, aprender algo nuevo – ¿sólo para que luego sea un fracaso?
No es solamente el síndrome de los propósitos de Año Nuevo – pasa tan seguido durante todo el año que nos quedamos sin energía o sin ganas, y nos damos por vencidos.

Pero aquí está el secreto “ve despacio.

Este pequeño cambio tiene más poder que el que la gente se imagina. Te ayudará a aprender cualquier habilidad, desde artes marciales, pasando por el arte, hasta informática. Te ayudará a formar hábitos que sean de larga duración. Ir más despacio te ayudará a ser más efectivo e, irónicamente, a conseguir tus objetivos más rápido.

Si alguna vez intentaste hacer Thai Chi (o Taijiquan), famoso por su serie de poses y movimientos lentos, has sentido el poder de la lentitud.

Cuanto más lento vayas en el Thai Chi mejor, por muchas razones. El perfeccionamiento de los movimientos es uno de los efectos de esta lentitud. Además, tu cuerpo se adapta, formando una memoria muscular que durará hasta el momento en que decidas -si es que lo haces- hacer los movimientos de forma más rápida.

Es como si tu mente y tu cuerpo estuvieran formando una conexión, o se estuvieran poniendo en sintonía a través de la repetición continuada de los movimientos. Si te mueves rápido, serás irregular, y la conexión será más difícil de establecer. Si te mueves lento, puedes aprender a moverte exactamente en la misma sintonía, de una forma más precisa, y la conexión se formará.

Una vez que esa conexión esté formada, se vuelve más fácil. Ahora es un hábito, una memoria inconsciente y automática.

De esto se trata la formación de hábitos, y casi siempre se hace sin pensar. Cuando estamos en el coche, conduciendo para ir a casa, nuestras mentes suelen estar en otra cosa, pero igual hacemos los movimientos correctos para llegar….esto es un hábito, esto es nuestro cuerpo y nuestra mente yendo en sintonía. Sintonía que hemos formado por haber realizado esta acción tantas veces antes.

Esta conexión o sintonía entre cuerpo y mente se forma mejor si vamos despacio, al menos al principio.

Esto se aplica a todo: al ejercicio, a comer saludablemente, a crear arte, a ser un padre paciente, a la carpintería, a la lectura. La lentitud es el secreto de que el cambio sea duradero.

Además de ayudar a formar esta conexión o sintonía, aquí van otras razones de porqué la lentitud funciona:

1. Plenitud de mente. Cuando haces algo despacio, puedes prestar más atención a lo que estás haciendo. Yo te recomiendo enormemente que cuando realices cambios en tu vida, los hagas con plenitud de mente, con una concentración total. Este aumento de la conciencia es necesario al principio, cuando aún estás formando esta conexión. Más adelante, será algo automático, pero al principio es cualquier cosa menos automático. Necesitas prestar atención, y esto lo haces mejor cuando vas lento.

2. Dosifícate. Dosificarnos a nosotros mismos es muchas veces considerado algo negativo, pero no lo es. Es lo mejor que podemos hacer si queremos que los cambios sean duraderos. Cuando comenzamos un cambio nuevo, casi siempre estamos llenos de entusiasmo. Pero luego vamos y utilizamos todo ese entusiasmo y se nos acaba la motivación, la energía, o algo nos distrae. Pero cuando pones freno, incrementas ese entusiasmo y lo puedes mantener por más tiempo – a lo largo de ese terrorífico período de 2 a 3 semanas que es cuando las personas suelen renunciar. Así que aunque quieras correr 3 millas, comienza caminando y después corre y camina (en intervalos), y sólo haz una milla o algo así. Querrás hacer más, pero ponte freno. Guarda ese entusiasmo para la próxima vez.

3. Apréndelo bien. Aprender algo lentamente significa que puedes aprender a hacerlo correctamente, sin ser irregular, y luego, cuando se vuelva natural para ti, lo harás de la manera correcta, lo harás bien. La importancia de hacer algo bien y lentamente es obvia en las artes marciales por ejemplo, pero esto también es cierto para cualquier otra actividad física. Y todas las actividades son físicas (y mentales).

4. Aumenta la concentración. Cuando haces algo lentamente, tiendes a hacer sólo una cosa. Es difícil hacer varias cosas a la vez, y a su vez hacer las cosas lentamente– esta combinación no funciona. Cuando realizas una sola tarea, te puedes concentrar en lugar de estar siempre distraído. Esto lleva a un aumento de la eficiencia.

5. Calma. La lentitud es calma. La rapidez es ajetreo. Ve lento para deshacerte del caos, y encuentra la paz.
“Tranquilícense todos. Se están moviendo demasiado rápido.” Jack Johnson



NOTA: NO ES TANTO HACERLO LENTAMENTE, SINO QUE SE TRATA DE PONER LA MENTE Y EL CUERPO EN EL MISMO RITMO, EN LA MISMA SINTONÍA.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios