Gracias por su visita.

15 de octubre de 2016

CÓMO HACER PARA DEJAR DE FUMAR Y ELIMINAR LA DEPENDENCIA MENTAL



Dejar de fumar se ha convertido en objetivo difícil de conseguir para muchos fumadores.

Fumar es una adicción muy peligrosa porque controla hasta cierto punto al fumador. La propia persona cree que recibe placer cuando en realidad lo único que está haciendo es autoengañarse a sí misma.

La mayoría de las personas piensan que pueden aplacar las necesidades de su propio cuerpo y darse un cierto beneficio momentáneo. Muchas personas afirman que necesitan fumar cuando terminan de comer porque les relaja. Otras recurren al tabaco en momentos de estrés porque creen que les aplaca la tensión y el nerviosismo.

Nada más lejos de la realidad, de hecho el que fuma lo único que recibe son restricciones mentales y físicas en su organismo y ningún tipo de mejoría. Se cree que las adicciones, entre ellas la que estamos tratando ahora, provocan una especie de dependencia en nuestro cuerpo. Lo que todos conocemos como el “mono”.

Numerosos estudios demuestran que la dependencia o “el mono” que se crea en el organismo (físico) de alguien cuando deja de golpe una adicción es infinítamente pequeño si lo comparamos con el que la propia persona se crea a sí misma en su mente, por culpa de dicha adicción. Podríamos decir que hay un mono mental mucho más fuerte que el mono físico.

Sí, has leído bien. Tú mismo eres el que creas tu propia dependencia ya sea más grave o más leve.

Un fumador cuando decide dejar de fumar, experimenta cambios físicos que en realidad son muy beneficiosos pero a los cuáles no está acostumbrado.

¿Cómo puedo realmente dejar de fumar?
Seguro que alguna vez has escuchado una frase como esta:

–”A mí me gusta fumar, me provoca placer, tranquilidad, calma, me relaja y no tengo motivos para dejarlo”.

Si alguien no quiere dejar algo, sin duda nunca lo dejará, pero el problema radica en tratar de hacerle ver a esta persona la realidad de su situación y no la realidad ficticia que su mundo de humo le provoca en su mente.

–”Realmente no te gusta fumar como tú crees, no te provoca ningún tipo de placer ni te relaja, sino todo lo contrario”

El efecto del tabaco en el cuerpo humano es bien sencillo y se resume en que al fumar se crea en el fumador un estado de alteración y desorden emocional, una especie de estrés continuo que sólo queda paliado cuando esa persona vuelve a fumar un cigarrillo.

Es cierto que el efecto de fumar provoca una pequeña disminución de dicho estrés y ansiedad, pero hay que darse cuenta de que ese estado en el que te encuentras lo ha causado ya el propio tabaco.

En resumen, cuando alguien fuma está calmando el problema que su propia adicción le ha metido en su cuerpo. Y en la gran mayoría de las adicciones sucede lo mismo. Ser adicto a algo es estar en un estado en el cual la adicción es el problema en sí y también la solución temporal.

El fumador no puede dejar de fumar porque su cuerpo tienen un nivel de ansiedad y tensión (provocado por el propio tabaco) mayor que el de una persona que no fuma y sólo el acto de fumar apacigua dicho problema durante un breve periodo de tiempo.

Cuando una persona descubre que ha entrado en un círculo de dependencia en el cuál recurre a un problema para paliar los daños que le está causando ese mismo problema, es cuando empieza a darse cuenta de lo que significa fumar y no fumar.

¿Cómo puedo superar la dependencia mental que tengo hacia el acto de fumar?

La clave reside en aprender a escucharse a uno mismo. Es algo muy sencillo pero que no todo el mundo es capaz de hacer.

Recuerdo una persona que llegó a mí y me dijo:
–”Es que yo cuando estoy en una reunión de trabajo de varias horas, en el momento en que hacemos un descanso salgo corriendo para fumarme un cigarrillo y después, el alivio de la tensión que me produce es inmenso”

Esta persona ha estado varias horas sin fumar con la conciencia focalizada en las horas que lleva sin fumar un cigarro y en lo bien que le vendría uno. Se ha creado un falso bienestar y una mentira que ha acabado creyéndose.

Porque en realidad, esta persona ha generado tensión y ansiedad al intentar que el tiempo pase más rápido para que llegue el descanso. Después es lógico que al fumar se reduzcan  tanto el estrés como la ansiedad. Sin embargo sería necesaria una toma de conciencia para comprender que todo este proceso lo ha imaginado y creado ella misma sin ninguna necesidad. Una escucha constante de su propio pensamiento.

Te pongo un ejemplo muy sencillo y que describe a la perfección lo que siente un fumador cuando se fuma un cigarrillo y el porqué le crea una dependencia mental ficticia.

Imagínate que un día tienes un dolor de cabeza impresionante y un amigo tuyo te dice que ha descubierto un jarabe que él toma y que le quita los dolores de cabeza al instante.

Haces caso a tu amigo y compras el jarabe milagroso. Te lo tomas y de repente tu dolor de cabeza desaparece.
“¡Increible, este jarabe es maravilloso!”, pensarás.

Al día siguiente, el dolor vuelve a aparecer, pero con mayor fuerza que ayer y como es lógico recurres al jarabe, ya que has comprobado su increíble efectividad.

Te lo vuelves a tomar y ….. ¡¡el dolor desaparece al instante, de nuevo!!.

Pero al día siguiente cuando te levantas, tu cabeza parece que va a estallar del dolor tan impresionante que tienes, mucho mayor que los día anteriores.

Vas al médico y te dice que le muestres el jarabe del que tanto hablas y que te está supuestamente quitando los dolores de cabeza. Cuando el médico lo examina te dice que ese jarabe lo único que hace es mitigar mínimamente el dolor, pero que a su vez te está provocando una alergia que te está aumentando los dolores en general.

“Deja de tomar ya eso y el dolor se te quitará en unos días sin necesidad de tomar nada”.-te dice tu médico.

¿Qué haces? ¿Tiras a la basura el maravilloso jarabe que te estaba quitando de golpe todo tu malestar?

Seguro que te lo pensarías, ¿verdad?.

Soluciones

  • El problema real del fumador, es un problema mental y no físico como hemos hablado antes. Cuando te dices a tí mismo que necesitas fumar para quedarte más tranquilo, eres tú mismo el que se está creando ese nerviosismo y esa tensión. Nadie te la está provocando, tan sólo tus pensamientos.
  • El tabaco lo único que te aporta es tortura , además de aumentar tus niveles base de ansiedad y tensión.
  • Sólo sientes cierta mejoría cuando el cigarrillo de turno te rebaja dichos niveles. Sin embargo el problema de hoy radica en que las personas que deciden dejar de fumar, lo hacen usando la fuerza de voluntad y resistiéndose a sí mismos.
  • No tienes que dejar de fumar porque te digas a tí mismo que te conviene o porque comprendas que es nocivo para tu salud, sino que todo se basa en que comprendas lo que verdaderamente te aporta el tabaco……..¡¡nada!!.
  • Cuando consigues hablarte a tí mismo y descubres que un cigarrillo no te aporta absolutamente nada, empiezas a ver que estás haciendo algo que en realidad no tiene ningún sentido. Esto hace que te sea relativamente fácil dejar de fumar. De hecho las personas a las cuáles les he explicado este método y lo han comprendido ellos mismos, han conseguido dejar el tabaco en tan sólo cuatro días.
  • ¿Sabes que las personas que ocupan su mente con algún tipo de pensamiento distinto al fumar, pasan el tiempo de una forma mucho más placentera? Esto es así cuando descubres que tú mismo puedes llegar a ser tu peor obstáculo y a la vez tu mejor ayuda para saltarlo.
  • Te aseguro que cuando libras tu mente de algo tan inútil como es el tabaco, empiezas a descubrir las mejorías que tiene el “no fumador”: se reduce significativamente tu nivel base de ansiedad y de tensión, con lo que no necesitas nada adicional.
  • Focalizar que el problema no es el tabaco sino el concepto que tienes de él, el concepto que tienes de lo que te aporta y el concepto que tienes de tu propio estado mental y físico. Dejar de fumar es tan fácil como tú quieras hacerlo. Tan fácil como tu capacidad para darle a cada cosa el lugar que se merece.
  • ¿Merece ocupar el tabaco tanto espacio en tu mente? ¿Has analizado sinceramente lo que realmente te aporta para que tú mismo lo hagas tan importante?
  • Beber es necesario porque te aporta lo que tu cuerpo necesita,y si no bebes tu salud corre peligro.
  • Comer es necesario porque te aporta los ingredientes básicos para que tu cuerpo funcione, y si no comes tu salud corre peligro.
  • Fumar no es necesario porque no te aporta nada excepto tortura y cargas innecesarias a tu organismo, y si no fumas tu salud mejora.


Mentalízate de estos puntos, céntralos en tu mente y actúa en consecuencia de ésta. Comprobarás que dejar de fumar no es tan difícil como muchos dicen.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios