Gracias por su visita.

7 de septiembre de 2016

TENER MAS EXPERIENCIAS EN EL AGUA


Los momentos que vivimos y cómo los vivimos son determinantes. Ciertos instantes de nuestra vida se pueden convertir en experiencias vitales para nuestro desarrollo personal. Condicionándonos en futuros momentos.

La naturaleza como estímulo experimental y vivencial, nos aporta el poder transformador más consciente. Son muchos los recursos naturales que conviven de manera cotidiana entre nosotros; y que sin ser conscientes: escuchamos, vemos, etc. pero no sentimos, por las prisas, el ruido a nuestro alrededor etc. Ruido y prisa que anulan en la mayoría de los casos vivir plenamente y de manera consciente muchos momentos.

Uno de esos recursos es el AGUA, un elemento natural capaz de transformarse y transformarlo todo.

Adentrarse o sumergirse en este elemento (estado) y ser agua, formar parte; nos permite de manera espontánea entrar en contacto con el aquí y ahora, con lo que uno siente y percibe.

La experiencia es inmediata e inmediatas también son las emociones que afloran, y que son necesarias para impulsarnos a la acción. Es en este momento; donde afloran nuestra emociones, bajo el agua, es en este instante donde se produce la magia invisible del agua y sus efectos.

Cuando tenemos experiencias vitales fuera del agua, donde las emociones afloran también, nuestra herramienta inmediata para gestionar las emociones son el habla o comunicación con los demás. Bajo el agua, la herramienta eres tú misma en estado puro, la gestión es única, ya que autogestionamos nuestras emociones por nosotros mismos, sin nada ni nadie que condicionen nuestra voluntad. El agua y su silencio son los únicos testigos.

Se trata de un contexto único donde nos conocemos y aprendemos a gestionar nuestras emociones. Intentando que dichas emociones no lleguen a la intensidad de impedirnos pensar adecuadamente e impidiendo también que nos controlen en su canal más negativo, y sí fortaleciendo las positivas. Reforzando de esta manera nuestra experiencia en positivo y nuestro poder a la hora de reconducir nuestra forma de actuar.

Ponemos en practica la gestión de lo que sentimos en un instante consciente, reforzando nuestras fortalezas y reforzando nuestra actitud ante la vida diaria. Nuestra percepción puede cambiar y esto repercute en la manera de afrontar los momentos determinantes de nuestra vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios