Gracias por su visita.

11 de septiembre de 2016

QUE ES EL PENSAMIENTO POSITIVO EN LAS EMPRESAS


En el ámbito laboral todo el tiempo se toman decisiones, esto hace definitivo que dentro del bienestar empresarial, el área de gestión humana incluya dinámicas que promuevan dentro de los colaboradores el pensamiento positivo.

Más que una manera optimista de ver la vida, el pensamiento positivo busca mejorar la forma en la que las personas perciben las dificultades. Al cambiar el chip ante los conflictos, las decisiones a tomar serán más asertivas y por ende las acciones constructivas.

“Este tipo de pensamiento debe trascender lo personal para vincularse con lo interpersonal”

“Es fundamental que las personas, de manera intrapsíquica -las ideas que se origina dentro de la psique o la mente-, eduquen su pensamiento de manera positiva”.

De esta forma, será consecuente con los actos que realizamos:

Ser cuidadosos con lo que se dice
Controlar los pensamientos y orientarlos al cumplimiento de las metas
Buscar palabras adecuadas para comunicarse
Por medio de la inteligencia emocional vincularse con el otro para construir juntos
Pero ¿cuál es la importancia del pensamiento positivo en una compañía? De acuerdo con Londoño, los colaboradores con un pensamiento positivo alcanzan sus metas con mayor facilidad, son más creativos, trabajan mejor en equipo, confían en sus habilidades, están motivados y la inteligencia se activa para solucionar los problemas.

Cuando una persona piensa bien está bien y esto cambia la forma en la que se percibe el entorno y se enfrenta cada situación. Un empleado con pensamientos positivos será exitoso y más feliz en su trabajo y vida personal; esta actitud además de reflejarse en una labor eficiente y más propositiva, mejorará la toma de decisiones.

“El pensamiento positivo debe ser característica central de todos los líderes para que con su influencia se contagien sus seguidores”. El pensamiento positivo, más que un comportamiento, debe ser una competencia que transversaliza el ser de los líderes y el de sus seguidores; y ser un peldaño del engranaje del direccionamiento estratégico de las organizaciones”.

En ese sentido, los beneficios del pensamiento positivo son varios. Además de lo ya mencionado, las compañías se convierten en un lugar ameno para trabajar, los empresarios evitan la fuga de talento, mejoran los resultados de la organización y se toman decisiones sopesadas.

¿Cómo tener un pensamiento positivo?
No existe una fórmula mágica para implementar el pensamiento positivo en la compañía. Los pensamientos nunca se detienen y podría decirse que su funcionamiento es automático. Cuando se habla de bienestar del pensamiento se debe trabajar en tres factores: el optimismo, el pensamiento analítico y la creatividad. Al ser conscientes de nuestros pensamientos será más sencillo bloquear lo negativo.

Asimismo, fomentar una cultura organizacional que sea amigable es un buen comienzo. “Dime a quién contratas y te diré que cultura tienes. Si quieres tener equipos positivos, apúntale a una selección rigurosa, con un componente clínico psicológico”.

Y a la hora de eliminar el pensamiento negativo en una organización, para lograrlo se dan algunas sugerencias:

Contratar un psicólogo experto en el tema. Existen técnicas para tomar conciencia de lo que estamos pensando y así organizar nuestras ideas.
Trabajar mucho la cultura positiva en la organización
Evaluar constantemente al personal y dejarlo participar en su evaluación
Generar climas de confianza
Ser coherente con la toma de decisiones y que estas sean participativas, nunca autocráticas
Generar gestión del conocimiento
Revisar la rotación de los colaboradores, si está es muy alta algo está fallando

Permitir que los jefes sean líderes

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios