Gracias por su visita.

14 de septiembre de 2016

POR QUE TOMAR LECHE EN EXCESO PUEDE AFECTAR LA SALUD


La pura y blanca leche se ha ganado la fama de ser esencial para fortificar los huesos y evitar la osteoporosis.

Sin embargo, un amplio y revelador estudio sueco encontró que cantidades elevadas de este lácteo podrían ser perjudiciales.

Tres o cuatro vasos de leche
 Esta sería la medida del “exceso”, según el estudio publicado en línea en la revista científica British Medical Journal, en octubre de este año. Los investigadores vincularon el consumo de tres a cuatro vasos diarios de leche, de 200 ml/6,7 fl oz cada uno, con una mayor incidencia de fracturas en mujeres y una mayor mortalidad en ambos sexos.

 Para arribar a estas conclusiones, analizaron los datos de 61.433 mujeres de 39 a 74 años, y 45.339 hombres de 45 a 79 años. Los responsables de estos efectos nocivos de la leche, según indican los autores en el estudio, serían la lactosa y la galactosa, que promoverían el estrés oxidativo, asociado al envejecimiento prematuro. Además, estas sustancias estarían vinculadas con procesos inflamatorios que podrían explicar el incremento del riesgo de mortalidad.

El lado positivo
 Antes de descartar los lácteos de tu nevera, te contamos que la investigación halló que los productos fermentados, como el queso, la leche cultivada y el yogur, no tendrían los mismos efectos que la leche, por su contenido prácticamente nulo de lactosa y galactosa.

 No te alarmes
 Tal como recopila el periódico mexicano El Universal, los científicos suecos advierten que su estudio solo muestra una asociación, no una relación de causa y efecto. Por eso, piden en el escrito que “los resultados sean interpretados con cautela”, y admiten que se requieren más investigaciones para hacer recomendaciones nutricionales a la población.

La  dietista clínica del Centro Médico de la Universidad de Loyola en Maywood, Illinois, opina en una entrevista con el sitio Medscape que las conclusiones de la investigación tal vez hayan ido “demasiado lejos”. Cuestiona la falta de un patrón de riesgo claro entre el consumo de leche y la mortalidad, y la ausencia de datos sobre la densidad ósea, los antecedentes de osteoporosis y el nivel de actividad de las mujeres estudiadas.

 Más allá de este trabajo, pareciera ser hora de echar por tierra la creencia de que si algo es bueno, duplicar su consumo lo hará doblemente bueno. Eso sí, no olvides consultar a tu médico antes de implementar cambios en tu alimentación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios