Gracias por su visita.

26 de septiembre de 2016

NUNCA ES TARDE PARA APRENDER UNA NUEVA HABILIDAD


¿Alguna vez ha deseado recordar el inglés que aprendió en el colegio? ¿Ha visto con anhelo a niños intrépidos esquiando? ¿O ha admirado un salón de clases de adolescentes programando?

Las personas pueden aprender en cualquier momento de sus vidas, dicen los expertos en el tema, aunque la creencia popular es que aprendemos mejor de niños. Quizás a los adultos les tome un poco más, pero si están dispuestos a dedicarle tiempo, pueden aprender muchas habilidades que a menudo asumimos deben aprenderse antes de llegar la edad adulta.

La plasticidad cerebral se encuentra en su punto más alto hasta alrededor de los 20 años. Con la edad, empezamos a equilibrar la habilidad de adquirir nuevos conocimientos con la habilidad de almacenar lo que hemos aprendido.

A diferencia de los niños, los adultos a menudo piensan a fondo sobre una nueva habilidad antes de intentar aprenderla.

Todo ese pensamiento no es del todo negativo. Los adultos pueden comprender mejor todo lo que implica una tarea y son capaces de “pensar con profundidad sobre lo que están haciendo mal”.

Cuando llega la hora de realizar el primer swing de golf, aprenda a dejar de pensarlo tanto. Los atletas y artistas élite se relajan, vacían su mente y entran en el ritmo. Los adultos que están aprendiendo una nueva actividad pueden hacer lo mismo.

Encontrar tiempo es un reto. Para muchos, el obstáculo psicológico más difícil es aprender a superar el miedo de verse tontos.

Quizás las personas mayores busquen ser perfectos desde el comienzo. Enseñarles a “fallar de vez en cuando” es con frecuencia un reto.

La enseñanza de idiomas históricamente se ha enfocado en la mecánica, en lugar de la conversación. Sin embargo, los niños simplemente empiezan a hablar, sin miedo a cometer errores.

Es posible “reactivar” aptitudes de idiomas que podría haber almacenado en su cerebro, o puede comenzar desde cero. Considere cuánto tiempo tiene para dedicarle a este desafío.

Si va a estudiar otro idioma, encuentre lo antes posible a hablantes nativos con los que pueda interactuar. Hay sitios web que pueden conectarlo con una persona que habla el idioma que quiere aprender. Incluso una o dos semanas de inmersión en un nuevo país pueden ser suficientes para aprender herramientas básicas.

Cantar es algo que todos pueden hacer sin tener que tomar lecciones. Pero cantar bien requiere práctica.

Si quiere aprender a cantar por cuenta propia, recuerde: lo que usted escucha cuando canta no es lo que el público escucha. Además del sonido que viene de sus propias cuerdas vocales, también oye la conducción ósea, es decir las frecuencias conducidas en el cráneo.

“Eso hace que el sonido sea muy diferente”. Utilice su smartphone para grabarse a sí mismo y detecte las partes que podrían mejorar.

La práctica dedicada es clave, con calentamientos y ejercicios para desarrollar la voz. Ponga atención a la postura y la respiración.


Los principiantes deberían buscar un coro en el que puedan cantar con voces más fuertes y desarrollar confianza. Las lecciones privadas ofrecen atención individual. “Es bueno tener los oídos de otra persona que nos puede ayudar a mejorar”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios