Gracias por su visita.

2 de septiembre de 2016

FOBIAS POCO COMUNES


Estos son algunos de los muchos peculiares trastornos que pueden llegar a formarse en nuestra compleja mente.

Los trastornos fóbicos o fobias específicas suelen caracterizarse por desencadenar síntomas similares ante el temor de exponerse ante la situación u objeto temidos. Este miedo activa el sistema nervioso provocando algunos de los siguientes síntomas: aumento de la presión sanguínea, taquicardias, palpitaciones, respiración acelerada, sudoración, boca seca, asco, nauseas, malestar del estómago y/o mareos, principalmente. Estos advierten al sujeto de la proximidad del peligro temido haciéndole evitar la situación y buscar seguridad. En caso de exposición al temor, los síntomas pueden verse agudizados desatando una crisis de ansiedad o ataque de pánico.

FOBIA A CONDUCIR
Existen personas con un miedo exagerado a conducir. Estas personas temen tener un accidente provocado por otros o por ellos mismos, quedarse atrapados en un atasco, ser blanco de ira de otros conductores, tener un ataque de pánico o desmayarse.
Los que sufren esta fobia solamente conducirán en situaciones realmente necesarias y en trayectos “seguros”, es decir, rutas conocidas, distancias cortas, carretas sencillas con poco tráfico, buen clima o acompañados de alguien que les aporte seguridad. Normalmente irán a una velocidad cauta, agarrando con fuerza y nerviosismo el volante, algo alterados e inseguros.

FOBIAS ESFINTÉRICAS
Quienes sufren esta clase de fobia no son capaces de orinar o defecar en lugares públicos. Sienten la imposibilidad de realizar sus necesidades cuando hay otras personas cerca ante el temor de que alguien pueda acudir a ellos. Por grande que sea la necesidad suelen mantenerse a la espera de hallar un lugar seguro para aliviarse. Otras personas que padecen este tipo de fobia, por el contrario, sienten una urgente necesidad de orinar continuamente por lo que solo se sienten seguros en lugares públicos donde dispongan lugares para hacerlo.

FOBIA AL AGUA
Las personas con fobia al agua temen caerse a ella, ser empujadas o ahogarse al no poder nadar o recibir ayuda. Suelen evitar ir a lugares con excesiva agua (piscinas, lagos, mar, etc.) y tomar embarcaciones. Ante la situación inevitable de permanecer en uno de los lugares temidos tenderán a permanecer en la orilla, no mirar el agua y usar todo tipo de protecciones de salvamento.

FOBIA A ATRAGANTARSE O VOMITAR
Esta fobia suele comenzar con el temor intenso ante la sensación de nausea o de ahogo, o tensión en la garganta. Aunque parezca contradictorio, las nauseas suelen ser más frecuentes en estos sujetos que en el resto de gente que no padece la fobia. Estas personas suelen comer en pequeñas cantidades y evitan ingerir ciertos alimentos, especialmente los asociados comúnmente con atragantamientos, pues temen morir ahogados o hacer el ridículo ante situaciones de atragantamiento o vómito.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios