Gracias por su visita.

25 de septiembre de 2016

DIFERENCIAS ENTRE EL AZÚCAR Y LOS EDULCORANTES


Falso: Las bebidas SIN azúcar no engordan
Esta afirmación es relativa. De por sí, no engordan, pero con las bebidas light -o las cero azúcares-, el problema son los efectos de los edulcorantes artificiales que acabamos de detallar sobre el aumento de apetito que provoca el sabor dulce. "Se ha demostrado que consumir endulzantes artificiales causa un aumento de peso aún mayor que el causado por consumir azúcar. Se ha encontrado que el aspartame tiene el efecto más dañino, pero el mismo caso es el de otros endulzantes artificiales, tales como el acesulfame de potasio, la sucralosa y la sacarina", apunta la Dra. Elvira Ródenas, médico estético y nutricionista de Slow Life House.

Verdadero: Hay que leer las etiquetas
No tanto para contar calorías sino para ver el aporte que suman los azúcares añadidos. Demonizados popularmente -y con razón-, los azúcares añadidos son, como su nombre indica, un aporte extra de azúcares que no necesitamos y que, por lo tanto, aumentan nuestro consumo calórico. La Dra. Rosso mantiene que “estos no deberían representar más del 5% de nuestras calorías, aunque actualmente es mucho más. La industria tendría que contribuir también en el correcto etiquetado de los alimentos para ayudar a los consumidores a elegir bien estos productos.” Así que no sólo es recomendable evitar esas cucharaditas de más que añadimos al café o a un yogur, también es importante leer bien las etiquetas.

Verdadero: Daña la piel
Si por genética no has heredado una piel de ángel como la de Taylor Swift, librarse de las imperfecciones parte por sacar drásticamente los azúcares de tu dieta. “El azúcar favorece la inflamación y puede provocar brotes de acné. Es algo que se puede constatar la mejoría al dejar de tomar alimentos azucarados”, nos explican desde el Centro Médico Lajo Plaza de Madrid. Pero hay más. A largo plazo el consumo de azúcar provoca envejecimiento prematuro y cicatrices. “El azúcar se adhiere a las proteínas en la sangre, formando nuevas moléculas que dañan el colágeno y la elastina, contribuyendo a la flacidez y las arrugas. Además, también desactivan nuestros antioxidantes naturales, dejando la piel más susceptible al daño solar.”

Falso: tomar mucha fruta no engorda
“Desde mi punto de vista 5 piezas de fruta al día puede aumentar mucho el aporte de azúcares, la combinación de 5 piezas de fruta y verdura es lo ideal”, mantiene la Dra. Paula Rosso. Así que no hace falta que busques huecos en tu horario para cumplir con todas ellas, porque combinarla con la verdura es lo más recomendable. ¿El mejor momento para tomarla? “Si realizamos actividad física es previo a este ejercicio cuando deberíamos tomar fruta y si no realizamos ejercicio durante las primeras horas del día hasta el mediodía”.

Falso: el azúcar es bueno para el deporte
Las FIT Girls como nuestra blogger  Mariam Hernández lo saben. El azúcar (sacarosa) es un suplemento ideal para deportistas, porque suministra glucosa y fructosa, así que para prácticas de ejercicio prologadas es importante mantener y aumentar los depósitos de este combustible. No obstante, su consumo en exceso provoca "picos que producen fatiga y disminuyen la energía", según nos explica Gema Cabañero, así que no es casualidad que las personas adictas a esta substancia, tiendan a llevar una vida sedentaria.

Verdadero: Los edulcorantes son nocivos para el organismo
Algunos edulcorantes han llegado a relacionarse con dolencias tan graves como el cáncer. ¿Realidad o leyenda urbana? La Dra. Elvira Ródenas -de Slow Life House- no explica “El aspartame, por ejemplo, es una neurotoxina de sabor dulce con aminoácidos que nuestro cuerpo procesa de manera completamente diferente a los aminoácidos que encontramos en la carne o el pescado. Los del aspartame literalmente atacan a las células -incluso las cerebrales-, creando una sobre estimulación tóxica”. Pero éste no es el único ataque: “El consumo regular de sucralosa (base de  muchos endulzantes artificiales) puede afectar al intestino y a la flora intestinal”. ¿Su consejo? “Aunque el consumo de azúcar no es una buena opción, no me cabe la menor duda de que los endulzantes artificiales pueden ser aún peores para su salud”, concluye.

Verdadero: el azúcar apaga tu líbido
Pasarse con el azúcar puede suponer el fin de vuestro deseo sexual. "Su consumo en exceso afecta a la producción de testosterona -disminuyéndola- y eso afecta a la líbido. Además los picos de insulina en sangre aumentan la fatiga suprarenal aumentando lo niveles de cortisol (la hormona del estrés) que, en consecuencia, también disminuyen el apetito sexual", explica Cabañero. A esto se suma que, si la ingesta de azúcar ha sido a través de alimentos procesados​​ con alto contenido en grasas trans, estas favorecen la obstrucción de las arterias y reduce el flujo de oxígeno a los órganos - incluyendo los sexuales.

Verdadero: es adictiva
"Es hasta 10.000 veces más que ciertas drogas, se puede tardar hasta tres en eliminar esta adiccion" afirma Gema Cabañero, fundadora de la clínica antiaging y de estética avanzada que lleva su nombre.  Por este motivo, su recomendación es mirar todas las etiquetas de los productos y fijarse en todos los ingredientes cuyo nombre termine en -osa, porque son "azúcares camuflados" y no tomar más de 25g. al día (¡un refresco puede llegar a contener 40 gramos!). El azúcar refinado altera el ph y el sistema inmunológico, y es la principal causa de enfermedades como la diabetes, la hipertensión, los eccemas o la obesidad.

Falso: no tomar fruta adelgaza
Evitar la fruta por dejar de consumir azúcares es un error. La fruta contiene glucosa, sí, pero también contiene fibra, vitaminas y minerales. Con el auge de las dietas proteinadas, la fruta se ha convertido en la gran olvidada en algunos casos, pero hay que recordar que este tipo de dietas no son viables entendidas como alimentación habitual, y “eliminando la fruta caeríamos en importantes carencias alimentarias”, tal y como apunta la Dra. Paula Rosso, médico y nutricionista del Centro Médico Lajo Plaza de Madrid.

Verdadero: el azúcar provoca migrañas
Si eres de las que sufre fuertes dolores de cabeza o migrañas, el azúcar puede convertirse en tu peor enemigo. Según nos explica Gema Cabañal, "esos picos de glucosa que producen hipo e hiper glucemia de forma intermitente pueden desencadenar la migraña en la bajada de glucosa".

Verdadero: El dulce aumenta tu apetito
El comer y el rascar, todo es empezar, reza un dicho popular. Y eso ocurre especialmente cuando atacas un paquete de galletas, una bolsa de dulces o una tableta de chocolate. ¿Estamos en lo cierto? No no culpes, es uno de los efectos del dulce: “Los experimentos han encontrado que el sabor dulce, independientemente de su contenido calórico, aumenta su apetito y se ha demostrado que en el caso de los endulzantes artificiales, el efecto es aún mayor.”, mantiene la Dra. Paula Rosso.

Verdadero: altera los ciclos de sueño

¿Te cuesta dormir bien? Tal vez una de las cuestiones que deberías observar es tu consumo de azúcar porque sí, su ingesta también afecta a nuestro descanso. "Por un lado nos activa pero, por el otro, nos provoca sueño. Eso es porque produce picos en que la serotonina sube muy rápidamente, aunque después baja igual de rápido, afectando a la bioquímica interna y a la melatonina que regula el ciclo vigilia sueño."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios